1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Bundesliga

La mejor Bundesliga de esta década

Contrario a lo que se había hecho costumbre, la pausa de invierno no pinta para dejarnos un claro candidato al título. La campaña 2016-17 podría ser una de las más emocionantes.

Lo que le hace daño al Bayern, a veces le viene bien a la Bundesliga. En las últimas cuatro ediciones del campeonato, el dominio de los muniqueses era tan aplastante que desde la mitad del torneo se enfilaban como favoritos casi indiscutibles al título.

Una cuestión positiva para los bávaros, porque podían concentrarse en la Liga de Campeones, pero altamente tóxica para el balompié germano, pues lo volvía aburrido. ¿A quién le interesaba seguir una competencia que estaba prácticamente decidida de manera tan precoz?

En la presente edición del certamen, sin embargo, la aplastante hegemonía sureña se ve amenazada. Cinco escuadras tendrían opciones para arrebatarles un cetro que se había vuelto solo suyo.

Hay que planear lo que se puede planear

El Leipzig, por ejemplo, trajo frescura al Este de Alemania y despertó al resto del territorio futbolístico germano de un terrible letargo que volvía más predecible al campeonato alemán que una película de Steven Seagal. Por momentos le han arrebatado el liderato general al Bayern y luchan cabeza a cabeza por mantenerse en primera posición.

El respaldo económico de sus dueños es uno de los pilares que contribuyó a formar un equipo competitivo, que, hasta el momento, más que un "toro rojo" tiene convertido al único club de la antigua RDA en el caballo negro de la primera división.

No obstante, el Leipzig dista mucho de ser un segundo Bayern. La directiva apostó por una plantilla joven, que debía resolver los encuentros con base en el fútbol de conjunto y no a partir de destellos de genialidad de alguna figura ya consagrada en las canchas. Esta fórmula no es patente exclusiva de los dirigidos por Hasenhüttl, pero ha resultado mejor que en otras formaciones puesto que el RBL tuvo cuidado en armar una banca casi a la altura del primer equipo.

No hay que llegar primero, pero hay que saber llegar

Dortmund, gurú del juego colectivo en Alemania, adolece precisamente de recambios que saquen los dientes cuando el cuadro titular sale al campo con el pie izquierdo. Si Aubameyang, líder de goleo durante la ida, se descalibra, Tuchel carece de un reemplazo a la altura necesaria. Adrián Ramos demostró con el Hertha que tiene cualidades para echarse el equipo a la espalda, pero la falta de minutos a mermado su puntería, por lo que el colombiano no parece ser un jugador de relevo tan ideal, si bien, podría fácilmente amarrarse a la titularidad en cualquier otra escuadra.

Los auri-negros no se han adueñado del subliderato en este campeonato, como ya se había vuelto costumbre. Pero se mantienen a una distancia razonable de los punteros, por lo que, si las lesiones no les juegan alguna travesura, bien pueden contarse todavía como aspirantes al título.

La fuente de la juventud

Confiar en las nuevas generaciones, apuntando por las ganas de triunfar y de correr riesgos, más que por la experiencia, está haciendo escuela también entre el personal de pantalón largo. Hoffenheim se decantó por Julian Nagelsmann, el estratega de menor edad en la Bundesliga, para que los salvara del descenso la justa pasada.

Los albiazules pasaron ahora de sentir muy cerca el calor del infierno de la segunda, a nadar entre las nubes de la parte alta de la tabla. El peso de la historia estaría en su contra. Pero el "rebelde con causa" de 28 años de edad no parece muy interesado en las tendencias del pasado y con sus números tiene puesto su cuadro matemáticamente entre aquellos que, poco antes del parón estacional, podrían soñar con alzar la "ensaladera" del campeón.

El peso de la historia

El Hertha y el Fráncfort, por su parte, sí abogan por las credenciales de aquellos ayeres en los que vivieron tiempos mejores. Ambos dejaron atrás el miedo al descenso para esta campaña y tanto los capitalinos como el "águila" utilizan otra fórmula que el resto del pelotón de avanzada. Si bien su estrategia pasa por lo colectivo, figuras más bien veteranas, como Ibisevic o Meier, viven ahora una segunda primavera y han reproyectado tanto su carrera, como a sus respectivos onces.

En busca de un culpable

El Bayern, aunque la competencia se haya vuelto más cerrada, se mantiene como líder y favorito. Algunas voces acusan al hombre en el área técnica de una baja en el funcionamiento del equipo. Para otros, Carlo Ancelotti está haciendo su trabajo, pero su gente sobre el rectángulo verde no le ha respondido. Una tercera opinión apunta a que son las otras directivas las que hicieron bien la tarea y se prepararon como debían para aspirar a algo más que la segunda plaza.

Lo cierto es que el máximo campeón del país suma menos puntos que en campañas anteriores, si bien la diferencia en su rendimiento es de apenas 5 unidades menos en promedio, por lo que más que hablar de una baja en el juego muniqués, habría que aplaudir la mejora en el rendimiento de los perseguidores del Bayern.

DW recomienda