1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

La Madonna Sixtina celebra sus 500 años

En su quinto centenario, la Madonna Sixtina de Roma apasiona a miles de admiradores.

Los ángeles a los pies de la Madonna, un ícono global.

Los ángeles a los pies de la Madonna, un ícono global.

Sobre las escaleras de la galería de pinturas "Alte Meister" (Viejos Maestros), de Dresde, reina una especie de estado de sitio. Todos quieren verla. La Madonna de culto de Rafael, un mito en la historia del arte, la más importante obra de la colección de Dresde.

Atemporal y hermosa, esta mundialmente reconocida obra maestra hechiza a sus observadores desde hace 500 años. Rafael recibió el encargo del Papa Julio II en el verano de 1512. La obra estaba concebida para el altar mayor. Pasó inadvertida por más de dos siglos en la iglesia monasterio San Sixto, en la italiana localidad de Plasencia.

Entonces, fue adquirida por Federico Augusto III de Sajonia, quien la trajo en 1754 a su galería de Dresde, junto al Elba: el comienzo de una gran carrera, que ha inspirado la fantasía de artistas y literatos. Allí ha sido expuesta desde entonces, con una interrupción de diez años entre 1945 y 1955, cuando fue llevada a Moscú como botín de guerra tras la Segunda Guerra Mundial.

Describe, “con los trazos más magistrales del mundo”, el origen de la relación madre-hijo, se entusiasmó Goethe en su tiempo, luego de ver la pintura: “aunque únicamente hubiera pintado este cuadro, debería hacer inmortal a su creador”.

La Madonna Sixtina, más bella que nunca.

La "Madonna Sixtina", más bella que nunca.

De imagen de altar a imagen de culto

La “Sixtina” está hoy más bella que nunca, en un nuevo marco de madera, dorado, especialmente creado al estilo italiano, bajo un nuevo cristal y en un sitio desacostumbrado de la galería. Una vieja obra con nueva luz. Para esta exhibición, el cuadro de unos 5,4 metros cuadrados, fue trasladado de su ubicación habitual en el primer piso. Ahora se exhibe por tres meses en la sala de conciertos Gobelinsaal.

“La imagen es una extremadamente buena y nueva composición, con la que Rafael logró tal efecto que (la Madonna) se impone a los ojos de cada observador”, asegura el curador y conservador de pintura italiana, Andreas Henning. Y así ocurre en la nueva sala. La “Sixtina” está en el centro de la exposición, no hay dudas.

Junto al Elba, en Dresde.

Junto al Elba, en Dresde.

Otros valiosos objetos la acompañan: opulentas imágenes, dibujos gráciles, utensilios kitsch con los conocidos angelitos pintados sobre el marco inferior de la obra. Henning pasó varios meses en Italia, investigando sobre los orígenes de la pintura, para concebir una presentación que resalta de forma impresionante el carácter de culto de la Madonna Sixtina.

La popularidad le llegó incluso antes que a la Mona Lisa de Leonardo Da Vinci. La “Sixtina” se convirtió en mito a mediados del siglo XIX. La Mona Lisa encantó a las masas a partir de 1911.

Del Renacimiento a la actualidad

Rafael.

Rafael (autorretrato).

La exposición de Dresde describe la historia del cuadro desde sus orígenes en el Renacimiento romano hasta su actual condición de mito global, el camino recorrido, su significado para la historia de las artes plásticas, la música, la literatura y las ideas en general.

Copias y más copias, entre el arte y el kitsch. Una carrera propia para los ángeles del borde, reproducidos también alrededor del globo. En Europa del este la Madonna resulta la más reconocida entre la gente. En América y Asia, sin embargo, los más famosos son angelitos. La exposición quiere recordar que ambos fragmentos son partes de un todo y que este hito de la historia del arte europeo tiene su casa en Dresde.

Unos 140 objetos ilustran la historia que se cuenta al visitante. Entre ellos, préstamos de prestigiosos museos y archivos internacionales, otras importantes obras de Rafael y otros pintores del Renacimiento. Destaca la conocida como “Virgen Aldobrandini” o “Madonna Garvagh“, de la National Gallery de Londres, y la “Donna Velata”, del florentino Palacio Pitti. Este último, considerado el más hermoso retrato de mujer pintado por Rafael, se exhibe junto a la “Sixtina”, una comparación que deja preguntas en el aire: ¿se trata de la misma modelo? La respuesta queda a juicio del observador.

Autor: Ronny Arnold /RML

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda