1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

“La justicia peruana tendrá que seguir investigando los delitos de Fujimori”

El ex presidente de Perú Alberto Fujimori ha sido condenado a 25 años de cárcel por la Corte Suprema de Perú. Sin embargo, aún no está todo dicho en esta historia, advierte el experto en derechos humanos Esteban Cuya.

default

Alberto Fujimori en la Corte Suprema de Perú.

Esteban Cuya es coordinador de la Koalition gegen Straflosigkeit, la Coalición contra la Impunidad, una organización que lucha desde 1998 por que se aclaren los casos de desapariciones de ciudadanos alemanes y víctimas germanas de la dictadura argentina. Los derechos humanos son su especialidad y también el caso de Perú lo conoce bien.

Después de que la Corte Suprema considerara probada la implicación del ex jefe de Gobierno peruano, Alberto Fujimori, en la matanza de 25 personas y lo condenara a permanecer un cuarto de siglo en prisión, Deutsche Welle conversó con Cuya.

Deutsche Welle: 25 años de cárcel para Alberto Fijimori, ¿son una pena justa?

Esteban Cuya: Hablar de una pena justa es muy difícil. Alberto Fujimori ha sido responsable de ordenar homicidios masivos y la vida de una persona no se puede reparar con 25 o 50 años de cárcel. Es una pena tipificada por las leyes peruanas. La sanción es merecida, es a lo mínimo a lo que se le podía condenar, pero la vida humana no tiene precio.

BdT Chile Perus Ex-Präsident wird von chilenischen Sicherheitskräften verhaftet und nach Peru abgeschoben, wo er sich vor Gericht wegen Korruptionsvorwürfen während seiner Amtszeit zu verantworten hat

Chile aceptó la extradición del ex presidente Fujimori a Perú.

¿Se cierra con esta sentencia un capítulo de la historia de Perú?

No lo creo. Los delitos contra los derechos humanos cometidos en el Perú antes de Fujimori y durante su periodo de gobierno son delitos tan graves que, como nos demuestra la experiencia de otros países, van a tener que pasar varias generaciones hasta que se pueda alcanzar una paz social.

En España han pasado más de 70 años y los nietos de los muertos durante la Guerra Civil o de los asesinados por la tiranía del franquismo todavía siguen buscando respuestas que les ayuden a comprender lo que les sucedió a sus abuelos. En Argentina, en Chile… han transcurrido 30 años y aún hay demandas de justicia, demandas de verdad.

En el caso del Perú, el proceso ha sido muy rápido, pero yo no diría que se cierra una etapa. Más bien se está abriendo una nueva en la que se facilita a las víctimas y a sus familiares el acceso a la justicia.

¿Le seguirán a ésta más sentencias?

Yo espero que sí y creo que sí, porque los delitos de Fujimori no han sido sólo estos casos paradigmáticos por los que se le ha condenado ahora, sino que hay más acusaciones de homicidio múltiple que deben ser investigadas.

Perú tiene que encontrar un camino, conjuntamente con Chile, que fue el país que autorizó la extradición de Fujimori partiendo de la base de determinados crímenes que en su día fueron reclamados por Perú, pero no abarcaban todas las acusaciones que pesan sobre Fujimori.

Yo tengo la esperanza de que la justicia peruana continúe cumpliendo con lo establece la ley y honrando el compromiso de combatir las violaciones de los derechos humanos que Perú ha adquirido con las Naciones Unidas y con la comunidad internacional.

¿Qué consecuencias podría tener la condena de Fujimori para Alan García?

Para Alan García ésta es una llamada de atención muy severa. Ya hay instancias internacionales, como la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que reclaman una investigación independiente de delitos cometidos durante el primer gobierno de Alan García como, por ejemplo, el asesinato de unas 300 personas en las cárceles del Perú, en el Frontón, en el Callao y otras prisiones.

Existen evidencias de posible responsabilidad penal de Alan García en estos casos, pero eso lo tienen que decidir los jueces y es importante que el presidente demuestre que respeta la independencia del poder judicial a la que el Perú le viene concediendo tanta relevancia desde la transición a la democracia. Si Alan García no es culpable, no tiene nada que temer.

La condena contra Fujimori, ¿un precedente para otros juicios contra ex presidentes y dictadores y contra otras guerras sucias? ¡Siga leyendo!

DW recomienda