1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

La Justicia estadounidense rechaza garantizar a Polanski que no irá a la cárcel

El juez desestima la petición del cineasta al considerar que no se han aportado datos nuevos para la investigación que puedan hacer cambiar lo decidido por anteriores tribunales en un caso de abusos sexuales en 1978.

Un juez en California rechazó este lunes (03.04.2017) la solicitud de la defensa legal del cineasta Roman Polanski para permitir su ingreso a Estados Unidos sin riesgo de ser puesto en prisión por un caso de abuso sexual de una menor hace 40 años. El 20 de marzo pasado, el abogado de Polanski, Harland Braun, había presentado la solicitud alegando que el cineasta tiene ya 83 años y ha cumplido una pena en 1978 y ocho meses de arresto domiciliario en Suiza.

El magistrado, del Tribunal Superior del condado de Los Ángeles, Scott M. Gordon, desestimó la petición de Polanski porque estaba basada, dijo, en "los mismos hechos y argumentos legales" presentados y rechazados en el pasado por otros jueces. "No hay una base suficiente o convincente para reconsiderar estos asuntos", apuntó Gordon.

El caso se remonta a 1977, cuando el director franco-polaco reconoció haber abusado sexualmente de una menor de 13 años en la mansión de su amigo el actor Jack Nicholson. Polanski se declaró culpable y pasó 42 días en la cárcel, pero estando en libertad bajo fianza y ante el temor de tener que volver a prisión para cumplir una condena mucho más severa huyó de Estados Undios a Francia a finales de 1978. Desde entonces, el director no ha vuelto a poner un pie en el país.

En 2009, las autoridades estadounidenses solicitaron a Suiza la detención del realizador y Polanski fue arrestado en el aeropuerto de Zúrich. Pasó tres meses en prisión y otros siete en arresto domiciliario, hasta que, finalmente, Suiza denegó su extradición y lo puso en libertad. En 2015 Estados Unidos pidió a Polonia su extradición, finalmente rechazada. La víctima, Samantha Geimer, que actualmente tiene 53 años, ha pedido que se archive el caso diciendo que ya lo ha perdonado y que la atención mediática que genera el caso daña su vida familiar.

LGC (dpa/EFE)

DW recomienda