1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

La Justicia alemana investiga a presunta exguardia nazi de 93 años

La fiscalía general de la ciudad alemana de Hamburgo abrió una investigación formal contra una mujer de 93 años sospechosa de haber actuado como guardia de un campo de concentración nazi.

La mujer de 93 años contra la cual inició investigaciones la Fiscalía de Hamburgo fue acusada a fines de enero de 2015 de haber acompañado en 1945 un traslado de presos entre los campos de concentración de Gross-Rosen y Guben en el que murieron alrededor de 1.400 de las 2.000 mujeres desplazadas, según cifras citadas en los medios.

La portavoz de la fiscalía detalló que podría ser acusada por asesinato o complicidad en asesinato. Los investigadores están recopilando y analizando la documentación para determinar su grado de participación.

La anciana ya había sido condenada a un año de prisión en 1945 junto con otros 45 guardias de campos de concentración y miembros de las SS en la zona de ocupación británica, como detalló el dominical alemán "Welt am Sonntag".

Sin embargo, esa condena no se refirió a la marcha de las mujeres detenidas. "Las nuevas acusaciones no fueron objeto del juicio de 1945", indicó la fiscalía de Hamburgo.

Juicio a presunto cómplice de muerte de 300.000 personas

El nuevo paso de la fiscalía se conoce un semana antes de que comience un mediático juicio contra otro anciano de 93 años acusado de complicidad en la muerte de al menos 300.000 personas en el campo de concentración de Auschwitz, donde era voluntario de las Waffen-SS, cuerpo de élite de las temibles Schutzstaffel (SS) nazis.

Tanto la investigación a la mujer como el juicio al exvoluntario de Auschwitz, que comienza el 21 de abril, se enmarcan en una serie de nuevos procesos a ex colaboradores de campos de concentración nazis que se iniciaron en 2011 con la condena a cinco años de prisión a John Demjanjuk, ex guardia del campo de Sobibor.

El juicio sentó jurisprudencia y abrió el camino al procesamiento de personas que hicieran posible con su trabajo la maquinaria de exterminio nazi, sin necesidad de probar su participación en crímenes concretos.

CP (dpa, efe)