1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

La junta militar birmana se haría más detestable

La prensa europea comenta en sus editoriales la catástrofe ocurrida en Birmania y condena que el régimen castrista pretenda realizar un referéndum según lo previsto el próximo sábado, pese al sufrimiento de la población.

default

"Prioritario es atender a los supervivientes de la catástrofe".


El diario del sur de Francia, “L’independant du Midi”: “Como corresponde a los buenos dictadores, los generales gobernantes necesitaron tiempo para reaccionar. Apenas ayer aceptaron la ayuda internacional. Les parece más importante el previsto referéndum constitucional el próximo sábado, que la actual catástrofe (…) Incluso durante la tragedia la dictadura continúa activa. Bajo estas condiciones es muy probable que la tan necesitada ayuda internacional no llegue tan rápido y de manera tan eficiente como la situación lo reclama. Lo que Birmania necesita es lo básico: arroz y agua. Hasta que llegue por fin otro huracán que arrase la dictadura del país.

Se les olvidó el arroz

El catalán, “El Periódico de Catalunya”: La hambruna que amenaza a Asia es otro gran mazazo a los grandes teóricos de los beneficios de la globalización sin cortapisas. El continente asiático, donde viven dos tercios de la población mundial, se ha puesto durante décadas como ejemplo de la bondad de las recetas liberalizadoras surgidas de los más sofisticados laboratorios de análisis económico de Occidente. La tesis funcionó mientras aparecieron, tras el singular caso de Japón, los países que copiaron su fórmula de crecimiento, llamados --en jerga financiera-- tigres o dragones. La posterior emergencia de China y la India como nuevas potencias industriales y comerciales que exigen su protagonismo en el reparto del poder global parecía confirmar que el modelo asiático, alabado desde Occidente, era el adecuado. Pero se les olvidó una materia prima: el arroz.

La utilidad del desastre

El romano “Corriere Della Sera”: Incluso el ciclón Nargis, que costó la vida a miles de personas puede constatar su utilidad en Birmania. Las imágenes de los poblados destruidos, sirve a un grupo de estrellas de Hollywood que se ha propuesto llamar la atención en Estados Unidos sobre la dictadura existente en el país asiático. (…) El objetivo es declarar a Birmania en Estado de emergencia, comparable al Tibet, a Darfur, el sida y el cáncer de mama. (…) Con ello se quiere reactivar una ola de manifestaciones a favor de la democracia como las que se han visto durante los últimos años (…) Aunque por ahora es la junta militar la que tiene la voz cantante.

Al lado de la junta militar, Mugabe parece aficionado

El londinenese “The Times”: El régimen de Rangun mejoraría algo su posición internacional si ante la magnitud de la catástrofe cancelara el referéndum constitucional previsto el próximo sábado. Ya es de por sí bastante grave que el gobierno militar tenga la intención de ganar la consulta popular a través de una combinación de corrupción, intimidación y claro fraude, lo que hace parecer al presidente de Simbabwe, Robert Mugabe, como un aficionado. Al parecer el gobierno está resuelto, pese a la desolación en la que se encuentra el país, a mantener el referéndum, lo que resulta escandaloso. La comunidad internacional debe hacer todo lo posible para ayudar a la población birmana a sobreponerse a esta catástrofe natural. Sólo se puede desear que el pueblo se libere algún día de la catástrofe hecha por la mano del hombre, que representa su gobierno militar”.

Prioritario atender a sobrevivientes

El berlinés “Tageszeitung”: “Todavía no se sabe la magnitud de la catástrofe provocada por el fuerte ciclón Nargis en Birmania, en el sureste de Asia. (…) Sin embargo la junta militar birmana prevé realizar un referéndum entre la población en torno a una nueva constitución. Es urgentemente necesario posponerlo. Por una parte debe ser prioritaria la ayuda a los sobrevivientes. Por otra un referéndum no puede llevarse a cabo en las zonas de catástrofe, no tendría credibilidad. Donde no hay luz eléctrica, ni posibilidades de transporte o agua potable, lo prioritario es atender las necesidades humanas básicas. Cualquier otra cosa haría a la junta militar todavía más detestable.