1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

La industria automotriz se tambalea

Debido al colapso de la demanda, Daimler planea un cese de producción de hasta cinco semanas. BMW ya ha detenido la cadena de fabricación y Opel alienta a trabajadores a jubilarse.

default

Daimler: cinco semanas cerrada.

Como consecuencia de la incertidumbre generada por la crisis financiera, muy poca gente compra automóviles nuevos. Ese colapso de las ventas obliga ahora a los fabricantes alemanes a parar las cadenas de producción.

También empresas medianas abastecedoras de los grandes fabricantes de automóviles sufren las consecuencias. El experto de la industria automotriz Ferdinand Dudenhöffer dijo en entrevista con DEUTSCHE WELLE que "muchos abastecedores seguramente no sobrevivirán la crisis". Y para que no quedaran dudas agregó: "el próximo será un año negro para todo el sector del automóvil".

Deutschland Auto Wirtschaft BMW Gewinnrückgang

BMW: ventas descienden un 25 % en EE. UU.

El experto agregó que no cree que los bancos pongan a disposición el dinero necesario: "El sector financiero está ocupado consigo mismo y concede muy poco crédito. Lo mejor sería una acción concertada del Gobierno federal en forma de ayudas para los abastecedores de partes".

Daimler, que fabrica las marcas Mercedes Benz, Smart y Maybach, planea reaccionar a la crisis con una pausa de producción de unas cinco semanas. Para que no se note demasiado, la empresa hará coincidir el cese del trabajo con las fiestas de Navidad y Año Nuevo: las cadenas de producción se detendrán del 11 de diciembre al 12 de enero, según informa el diario alemán FAZ remitiéndose a un portavoz del grupo automotor.

Además, tanto Daimler como BMW y VW reducen masivamente el empleo de trabajadores subcontratados. Debido a la escasez de la demanda, Daimler redujo recientemente por segunda vez en poco tiempo el pronóstico de ganancias.

Indemnizaciones y reducción de plantillas

Rote Ampel am Opel Werk Bochum

Fábrica de Opel en Bochum: programa de indemnizaciones.

Nada halagüeña es la situación también en Opel, filial alemana de General Motors. El director del consejo de empresa, Rainer Einenkel, teme que la producción también se detenga allí: "Todavía no existen planes detallados de producción, pero existe el peligro concreto de que en la fábrica de Bochum cese el trabajo a fines de noviembre por dos semanas y quizás también una semana antes de Navidad".

Opel no planifica despidos, pero sí un programa de indemnizaciones para que trabajadores se retiren voluntariamente. La empresa espera poder reducir la plantilla en unos 150 operarios. Un portavoz no quiso realizar comentarios acerca de eventuales recortes en la producción, pero dijo que el grupo mantiene abierta esa opción.

En la fábrica de BMW en Leipzig, las cadenas de producción se detienen ya hoy (27.10.2008). Luego de un gran retroceso de la facturación en septiembre, BMW planea ahora interrumpir la fabricación durante cuatro días, lo que supone que se montarán 2800 automóviles menos.

Ventas descienden un 25 por ciento en EE. UU.

En septiembre, BMW, que fabrica las marcas BMW, Mini y Rolls Royce, vendió un 14,5 por ciento menos de automóviles, llegando a colocar en el mercado sólo algo más de 121.000 vehículos. En el mercado más importante, el de Estados Unidos, el número de autos vendidos descendió un 25 por ciento con respecto a las cifras del año anterior. BMW anunció que la producción se reducirá este año en total en 25.000 vehículos.

Especulaciones en relación con la compra de Volvo fueron rechazadas por BMW. El diario británico Sunday Times había afirmado que Ford quiere vender Volvo a BMW. El mercado de automóviles se halla en crisis desde hace meses en Europa y Estados Unidos. Los fabricantes dicen que se debe a la crisis financiera y la inseguridad que reina entre los consumidores.

Sin embargo, muchos observadores del sector afirman que los problemas se deben también a decisiones equivocadas. Sobre todo los fabricantes estadounidenses no han apostado a tiempo por modelos de bajo consumo, sino que han seguido produciendo vehículos que consumen hasta 20 litros cada 100 kilómetros. Ahora sienten las consecuencias.

DW recomienda