La ″hucha″ de las energías renovables | Global Ideas | DW | 07.06.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Global Ideas

La "hucha" de las energías renovables

En los países en vías de desarrollo, el acceso a la electricidad es prohibitivo para muchos. Apostar por las renovables puede reducir costes. A largo plazo, también supone un ahorro para los países industrializados.

default

El gran peligro de un buque cisterna accidentado: la dificultad para contener el petróleo derramado.

Buques cisterna cargados de diésel atracando en los muelles industriales de Cabo Verde. Una imagen que sigue repitiéndose todavía con demasiada frecuencia. Traen combustible para abastecer a los generadores eléctricos de la pequeña isla-Estado del Océano Atlántico, escasamente dotada de recursos naturales. En la organización regional Comunidad Económica de Estados de África Occidental (ECOWAS, por las siglas en inglés) -de la que forman parte, junto a Cabo Verde, otros catorce países miembros, como Ghana, Mali o Níger-, el 60% de la energía eléctrica se obtiene a partir del petróleo. Algo que no solamente es perjudicial para el medio ambiente. También resulta caro, especialmente en un contexto como el actual, de aumento del precio del crudo. Dado que el sol y el viento, a diferencia de las empresas petroleras, no presentan factura alguna, la apuesta por las energías renovables puede constituir una alternativa económica.

Pero solamente un 20% de los hogares de África occidental cuentan con conexión a la red eléctrica. La respuesta a esta situación no pasa forzosamente por una extensa ampliación de la red. "Soluciones descentralizadas a partir de energía solar o eólica para el consumo propio, especialmente en regiones rurales de África occidental, son ya hoy más baratas que la electricidad obtenida a partir de generadores diésel", explica Martin Lugmayr. El experto en energías renovables trabaja para la ECOWAS en el cambio de modelo energético en la región. En muchos casos, las inversiones iniciales se rentabilizan al cabo de unos pocos años.

Geldwechsler in Ghana, Togo

A largo plazo, las energías renovables suponen ahorro para los consumidores.

Eficiencia y ahorro

Pese a que el consumo eléctrico per cápita en los países en vías de desarrollo es relativamente bajo en comparación con las naciones industrializadas, adoptar medidas de ahorro tiene sentido igualmente. A través de aparatos más eficientes y técnicas de construcción más efectivas es posible reducir considerablemente los costes derivados de las instalaciones de aire acondicionado y de los calentadores de agua eléctricos que, según Lugmayr, a menudo suponen más del 50% del consumo de electricidad de los hoteles y edificios de oficinas de África occidental. Las instalaciones solares térmicas, que calientan agua directamente a partir de la energía solar, constituyen también una auténtica alternativa a los calentadores eléctricos. Estos últimos, aunque a menudo económicos en el momento de su adquisición, resultan muy caros una vez en funcionamiento. "Bajo óptimas condiciones de sol, se trata de sistemas que, instalados en complejos hoteleros, acostumbran a amortizarse en apenas tres o cuatro años", afirma Lugmayr.

Evitar daños derivados del cambio climático

Stromleitungen

La red eléctrica alemana precisa inversiones de entre 20.000 y 30.000 millones de euros para adaptarse a las renovables.

"La cifra y lo extremo de los fenómenos meteorológicos han aumentado significativamente en las últimas décadas. Sin duda, el cambio climático tiene parte de responsabilidad en ello", afirma Michael Able, de Munich RE, una de las mayores compañías reaseguradoras del mundo. Able destaca que son los países en vías de desarrollo los que se ven especialmente afectados con mayor frecuencia. Las energías renovables disponen, desde su punto de vista, de un gran potencial para evitar los costes derivados de los daños provocados por el cambio climático. "Es difícil cifrar qué porcentaje de los daños puede vincularse al cambio climático y qué parte a otros factores. Que los daños aumentan es un hecho, y creemos que el cambio climático participa de ello", explica Able, quien añade: "es por ello que, en nuestra opinión, tiene sentido también desde el punto de vista económico adoptar medidas como el abandono progresivo de las energías fósiles y la apuesta por las energías renovables".

Las inversiones en renovables son rentables

Para alcanzar un suministro del 100% a partir de energías renovables hay que adaptar las redes a los requisitos especiales derivados de la fuerte fluctuación en el suministro que caracterizan a las energías solar y eólica. Sobre todo en los países industrializados, las redes están diseñadas para dar servicio a grandes instalaciones, como centrales térmicas de carbón o nucleares, que trabajan inflexiblemente y suministran día y noche electricidad a la red. En cambio, la producción de electricidad de las energías renovables, al depender de la luz del día o de las condiciones meteorológicas, oscila fuertemente. Las nuevas redes deben ser capaces de absorber gran cantidad de electricidad y reenviarla allí donde sea necesaria. Por ejemplo, cuando el viento sopla fuerte en el norte y, en cambio, la calma domina en el sur.

Wirbelsturm Fay in Florida

La asociación alemana de aseguradoras cuenta con un aumento del 50% en los daños provocados por temporales hasta finales de este siglo.

Es lo que se conoce como "smart grid" o red eléctrica inteligente, un sistema aplicable también a los consumidores particulares y que, a largo plazo, puede ayudarles a ahorrar dinero en efectivo. Contadores de electricidad inteligentes instalados en los hogares pueden determinar cuándo la electricidad resulta especialmente económica. Encendiendo automáticamente, por ejemplo, lavadoras y lavavajillas. La experta en economía Claudia Kemfer, del Instituto Alemán de Investigación Económica (DIW, por las siglas en alemán), contempla "un enorme potencial de ahorro" en la conversión hacia una red inteligente: "simulaciones realizadas en Europa muestran cómo un aumento de la eficiencia de la red comportaría un ahorro de hasta 2.000 millones de euros".

La inversión también puede resultar rentable para la economía. Kemfert pronostica que el Producto Interior Bruto (PIB) alemán crecerá casi un 3% adicional hasta 2030 si se apuesta por un desarrollo consecuente de las energías renovables. Entre otras cosas, hay que contar con el surgimiento de crecientes oportunidades laborales en el sector.

Oportunidades que Martin Lugmayr también contempla para los países miembros de la ECOWAS: "pequeñas empresas de servicios ubicadas en zonas rurales pueden beneficiarse de un auge de soluciones solares o eólicas para lámparas, bombas de agua o sistemas de refrigeración en el ámbito de la medicina". Lugmayr confía en el surgimiento de un motor del mercado laboral que suponga un impulso económico para unas regiones afectadas por el éxodo migratorio.

Autor: Kerstin Schnatz
Redacción: Emili Vinagre

Enlaces externos

Audios y videos sobre el tema