1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

La hazaña de España ya tiene premio: 245 mil euros para cada uno

Los jugadores españoles ya conocen su premio por ganar la Eurocopa: 245.000 euros (unos 380.000 dólares) por cabeza. Una buena suma para lograr la hazaña, aunque la mitad de lo ofrecido hace dos años en vísperas del Mundial de Alemania.

Luis Aragonés, seleccionador español, reunió hoy los jugadores convocados para la cita europea, un encuentro al que sólo faltaron Iker Casillas y Sergio Ramos, ausentes por las interminables celebraciones del título de la Liga española con el Real Madrid. Al entrenador no le hizo ninguna gracia, pero no pudo oponerse.

Aragonés aprovechó la ocasión para recibir a los nuevos y para comentar con todo el grupo algunas normas de convivencia para una concentración que comenzará el lunes, cuando faltarán dos semanas para el debut de España en el evento.

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) quiso ofrecer un caramelo a sus jugadores, una invitación a recobrar fuerzas. Fue la prima que recibirá cada futbolista si España conquista su segunda Eurocopa.

A lo mejor es por la crisis económica que arrastra la Federación, pero la realidad es que el premio es considerablemente menor a lo pactado antes de comenzar el anterior Mundial. Entonces, los dirigentes se comprometieron a pagar 540.000 euros (más de 841.000 dólares) por jugador, cantidad que se ahorraron con el fracaso vivido.

Los jugadores recibieron la concentración con buena cara, a la espera de iniciar unas breves vacaciones antes de la reincorporación definitiva. Los futbolistas guardaron una carpeta con los "deberes", un libreto de normas de funcionamiento interno, recomendaciones para no perder la forma en los próximos días y algunas cosas más.

Los más felices fueron los nuevos. Una buena muestra fue Santiago Cazorla, centrocampista del Villarreal, quien estrenó convocatoria.

No se lo esperaba, y tuvo que susponder un viaje a las Bahamas que tenía previsto como vacaciones. "Prefiero irme a Suiza", bromeó.

Cazorla se llevó el premio de su vida y lo está celebrando. "Estoy muy contento de estar con la selección y conocer más a mis nuevos compañeros. Fue una sorpresa para mí. Me dio mucha alegría la llamada y ahora toca disfrutar y aprender de cosas para mejorar", añadió.

Alvaro Arbeloa, defensa del Liverpool, también llegó agrandado a la concentración. "Es importante pensar que hay que ganar, aunque no lo hayamos hecho mucho en España. Es la mentalidad adecuada. Sabemos que tenemos que ir poco a poco, pero el objetivo es ganar la Eurocopa", manifestó.

Más extraña es la situación de Sergio García, que el sábado conoció su convocatoria con la selección y el domingo vivió el drama del descenso con el Zaragoza. "Todavía no asimilo estar aquí. Es extraño lo que estoy viviendo. El descenso fue triste, pero ahora mismo sólo quiero pensar en la selección, en nada más", manifestó.

Los jugadores tienen por delante seis días para reponer fuerzas tras el final de la extenuante Liga española. Después, comienza el enésimo reto por situar a España entre los mejores. (dpa)