1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

La guerra del gas podría acabar en los tribunales

La UE recomendará a las empresas europeas que demanden a Rusia y Ucrania. El ejecutivo comunitario exige el restablecimiento inmediato del suministro y califica la situación de "increíble".

default

El suministro no se restablece y hay países en situación crítica.

La guerra del gas que mantiene desde hace días a diversos países europeos sin suministro podría acabar en los tribunales. Así lo anunció la Unión Europea (UE) a través del presidente de la Comisión. El portugués José Manuel Durao Barroso, que compareció en el Parlamento Europeo, advirtió que el ejecutivo comunitario aconsejará a las empresas afectadas "que lleven este asunto a los tribunales". Además, recomendará a los 27 estados miembros que tomen medidas para asegurarse proveedores de energía alternativos a largo plazo.

La comparecencia de Barroso en la Eurocámara se produce en un momento en que el gas ruso sigue sin llegar a Europa pese a los acuerdos firmados entre Rusia y Ucrania para garantizar el suministro. "La situación actual es, en pocas palabras, inaceptable e increíble", dijo Barroso, que añadió: "Si el acuerdo no se cumple, significa que Rusia y Ucrania ya no pueden considerarse fiables".

Según Barroso, se podrían adoptar medidas legales de acuerdo con los contratos que las empresas europeas tienen con el monopolio ruso de exportación de gas, Gazprom. Además, Ucrania también podría ser objetivo de las medidas si Kiev no respeta la Carta de la Energía, un acuerdo internacional que firmó.

Cruce de acusaciones

China Asien Europa ASEM Jose Manuel Barroso

"Inaceptable e increíble". Así califica la situación el presidente de la Comisión, Durao Barroso.

Mientras tanto, Moscú y Kiev siguen culpándose mutuamente de la situación. Rusia comenzó a bombear gas dirigido a Europa a través de Ucrania el martes, pero la UE aseguró que muy poco o nada estaba fluyendo a los países que están sufriendo déficits urgentes de energía. Mientras Rusia acusó a Ucrania de cortar deliberadamente el gas a Europa, Kiev dijo que hasta el momento Rusia había inyectado tan poco gas que no había suficiente presión en los gasoductos como para bombearlo.

El gobierno ucraniano se muestra dispuesto ahora a pagar por el combustible necesario para recuperar la presión en sus gasoductos, un combustible que hasta el momento había solicitado de forma gratuita. Eso sí, Kiev afirma que necesitará la concesión de un crédito para ello. Desde Moscú, mientras tanto, se cifró en 833 millones de euros -1.100 millones de dólares- las pérdidas del grupo energético Gazprom derivadas de la actual crisis del gas.

Situación límite

Mientras sigue sin llegar el gas, la situación se agrava en determinados países europeos. Es el caso, por ejemplo, de Eslovaquia, que cuenta con reservas de gas para tan sólo 11 días. "Después de 12 días, nos veremos en la obligación de recurrir a medidas nunca vistas en nuestra historia", dijo el primer ministro eslovaco, Robert Fico. Acompañado por los primeros ministros de Bulgaria y Moldavia, Fico se entrevistó con su homólogo ruso en Moscú. Vladimir Putin se limitó a decir que los consumidores europeos habían sido tomados como "rehenes" de la disputa entre Rusia y Ucrania.

Ante la situación creada, el gobierno eslovaco tomará esta misma semana una decisión en firme sobre la posible puesta en funcionamiento de una central nuclear recientemente desactivada. Además, el presidente de turno de la UE, Mirek Topolanek, explicó ante la Eurocámara que la seguridad energética pasó a ser el segundo tema de la agenda del semestre checo. Impulsar la construcción del gasoducto Nabucco -que llegaría a Europa a través del Mar Caspio y Turquía- o aumentar las reservas mínimas de petróleo de 90 a 120 días podrían ser algunas de las medidas.

DW recomienda