1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Francia - Elecciones

La gran carrera de François Fillon

François Fillon es un amante de las carreras de autos. En Le Mans, su ciudad natal, famosa por la competencia de 24 horas, todavía da vueltas en un auto de potente motor. En política, Fillon aún no ha superado a nadie.

François Fillon aspira a ser el próximo presidente de Francia.

François Fillon aspira a ser el próximo presidente de Francia.

François Fillon siempre ha obrado como político detrás de las figuras sobresalientes de su partido. Trabajador, leal y no siempre centro de la atención, la carrera de Fillon podría haber sido la de un heredero fracasado. Pero su éxito en las primarias de este 20 de noviembre lo colocan ahora por encima de Juppé y Sarkozy. A sus 62 años de edad, Fillon podría llegar esta vez al Palacio del Elíseo. ¿Quién es este hombre del que nadie esperaba algo serio?

Seriedad a cambio de escándalos

"François Fillon es sinónimo de absoluta confiabilidad", dice a DW el politólogo Dominik Grillmayer, del Instituto franco-alemán de Ludwigsburg. Fillon fue primer ministro entre 2007 y 2012 bajo el presidente Nicolas Sarkozy sin causar ningún revuelo. Fillon ha sido el primer ministro de Francia que ha logrado cumplir el término completo bajo un presidente. Anteriormente,  había sido ministro de Asuntos Sociales y Educación.

Conservador y católico de vieja data

Fillon representa los clásicos valores católicos. Este abogado no es un conservador moderno: rechaza el matrimonio para todos y otros derechos reclamados por la comunidad LGTBI. Con su esposa y sus cinco hijos vive en un castillo del siglo XII, en el suroccidental departamento de Sarthe.

Su postura es anti-islam y de derecha. En otoño se publicó su libro sobre el "Islam radical". Fillon quiere controlar estrictamente las mezquitas  y arrestar a las personas que tengan contacto con organizaciones terroristas como el Estado Islámico. Además, planea restringir el acceso a la atención de salud a los extranjeros y fijar un tope a la recepción de migrantes.

Un ultraliberal de mano dura

Fillon es un gran admirador de la extinta primera ministra británica Margaret Thatcher. Como ella, quiere recortar el gasto público en 100 mil millones de euros y recortar 500.000 puestos de trabajo de servicio público. También propone acabar con el sistema de 35 horas de trabajo a la semana y elevar la edad de jubilación. Al mismo tiempo, que quiere reducir los impuestos para las empresas de manera significativa para hacer más competitiva a Francia.

¿Soluciona o divide?

Dominik Grillmayer cree que Fillon exagera con sus planes, tanto, que es acusado, tanto por la izquierda como por otros conservadores de su propio partido, de "dividir más aún la sociedad”. Su programa muestra que muchas de sus exigencias se parecen a las de los ultraderechistas del Frente Nacional. A diferencia de Sarkozy, "los franceses le creen a Fillon”, advierte Grillmayer. Este 27 de noviembre se sabrá si François Fillón, en efecto, adelantará a Juppé. Pero la carrera por la presidencia aún no se puede dar por ganada.

Autora: Vera Kern (JOV/ CP)


DW recomienda