1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Dossiers

La gestión de residuos en América Latina: ¿hacia un modelo europeo?

Las montañas de basura en América Latina siguen creciendo. Aun así en la gestión de residuos se hacen notar cambios. DW-WORLD habló con Günther Wehenpohl de la Cooperación Técnica Alemana (GTZ).

default

Un "cartonero" recolecta desechos reutilizables.

"El problema de la gestión de residuos en América Latina es un problema creciente", dice el ingeniero Dr. Günther Wehenpohl, de la Cooperación Técnica Alemana (GTZ), una empresa que trabaja por el encargo del Ministerio de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ), apuntando a la capital mexicana. En Ciudad de México existe un vertedero que mide 700 hectáreas: el más grande del mundo. Allí, en el margen de la metrópolis, las montañas de basura no disminuyen. Más de 20.000 toneladas de residuos sólidos llegan diariamente al relleno sanitario. "Más de lo que producen los 15 millones de habitantes de Chile en un día", compara el experto. Soluciones más avanzadas como, por ejemplo, plantas de incineración todavía no son factibles.

Es evidente:

Mexiko Stadt

En Ciudad de México existe el vertedero más grande del mundo.

América Latina no posee las posibilidades financieras para construir plantas de incineraciones como las que existen en Alemania u otros países industrializados. En muchos casos las empresas extranjeras que intentaron transmitir sus nuevas tecnologías a los países latinoamericanos fracasaron. Las instalaciones que una vez fueron construidas, ahora están abandonadas. "Los inversionistas no se fijan en las condiciones locales" dice Wehenpohl y añade que "aunque los políticos si están conscientes del problema, todavía fracasan en el mantenimiento y la financiación".

Incluir el sector informal

Por el aumento universal de la demanda de materias primas secundarias, el sector informal desempeña un papel fundamental en la gestión de residuos. Por lo general son los más pobres los que recorren las inmensas montañas de basura y las calles para recoger residuos reutilizables: botellas, papel y metal. En el mercado todo sirve para ganarse un poco de plata. Todavía hay muchos niños entre los llamados "cartoneros" o "pepenadores", expuestos a grandes riesgos de salud. No sólo trabajan, algunos también viven en medio de los desechos.

En algunas regiones estructuras mafiosas manejan el sector informal de la basura. "Un líder puede llegar a ganarse entre 10 y 15 mil dólares por mes", subraya el experto. Estas circunstancias complican el trabajo para los cooperantes para el desarrollo. "Aun así el objetivo no es romper con el sector informal, sino incluirlo de una manera adecuada". Recolectar la basura valorizable es un negocio rentable para la gente pobre y muchas veces el único ingreso que tiene. Quitarle su trabajo complicaría aún más la situación.

Kinderarbeit in Nikaragua

Todavía hay muchos niños entre los recolectores de basura.

Afortunadamente en el sector informal se hacen notar cambios. En marzo de 2008 se realizó en Bogotá, la capital de Colombia, el primer Congreso Mundial de Recicladores de Residuos. "Es el esfuerzo de la gente de posicionarse y reclamar sus derechos", resalta Wehenpohl. Los avances se hacen visibles en Brasil, donde los "catadores" se organizan en cooperativas. Éstos suministran los residuos a las empresas privadas y así se construyen cooperaciones. El Brasil es uno de los primeros donde las actividades de los recolectores de basura fueron reconocidas oficialmente como profesión.

Empezar desde el principio

Luego el especialista cuenta sobre los logros de la cooperación para el desarrollo. Junto con la contraparte en México, la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), la Cooperación Técnica Alemana y algunos socios locales montaron "giresol", una red de promotores ambientales en la gestión de residuos que ofrece libre acceso a estudios y guías que cubren mucha información sobre el sector de residuos. Hoy consiste en más de 150 promotores ambientales que transmiten conocimientos a las ONGs y a los municipios y autoridades locales. "En cursos y conferencias podemos informar a la gente sobre la gestión de residuos, que incluye entre otros el compostaje y el reciclaje de los residuos", explica el especialista.

Armenviertel Rocinha in Rio de Janeiro

Difícil de alcanzar: los cambios tienen que llegar a la comuna más pequeña.

Sin embargo, muchas veces Wehenpohl y sus colegas tienen que empezar desde el principio. Las diferencias son enormes. "Hay gente que ya sabe mucho y gente que no sabe nada, entonces nos toca instruirla". La educación se puede comparar con la de un niño, dice Wehenpohl en un principio, poco después se corrige: "Pero no son niños, sino socios". Socios que quieren estar tratados con mucha delicadeza. "No siempre es fácil criticar a la persona de frente, sin lastimarla. La confianza es la base para la construcción de una cooperación", destaca Wehenpohl. Una base que a veces suele ser difícil de construir, cuando por ejemplo en México el mandato de las autoridades municipales dura sólo tres años y no existe posibilidad a la reelección. "Los cambios tienen que llegar a la comuna más pequeña, la sostenibilidad institucional es difícil de alcanzar, pero factible".

Un cambio hacia un modelo europeo

Aun así, Wehenpohl se alegra cuando echa una mirada a la financiación del proyecto: "En el caso mexicano de "giresol" y la red de promotores ambientales el 80 % del dinero lo ha aportado el país y sólo el 20 % Alemania". Y no es el único éxito. Por las experiencias del país vecino Guatemala hizo una solicitud oficial para recibir ayuda en el marco de la cooperación triangular entre México, Guatemala y Alemania. Y no es el único ejemplo. También en otros de los países latinoamericanos se puede observar un cambio hacia el modelo europeo. Chile por ejemplo quiere adoptar el concepto de la "Responsabilidad Extendida del Productor" en valorizar los embalajes y Costa Rica se aproxima a una gestión integral de residuos sólidos de forma clima neutral.

Wehenpohl concluye: "Se nota que la política quiere cambiar algo. En muchos países latinoamericanos la separación de la basura domestica ya es evidente, es decir, el manejo integral de los residuos ya está definido. Sólo falta la gestión integral de los residuos".

DW recomienda

Enlaces externos