1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

La fiesta de cumpleaños del hermano del Papa, causa escándalo en Alemania

El movimiento "Somos Iglesia", critica la manera dispendiosa con la que Georg Ratzinger, hermano mayor de Benedicto XVI, quiere celebrar su 85 aniversario. “Los dirigentes de la iglesia debieran actuar con humildad”.

default

El Papa Benedicto XVI y su melómano hermano mayor, su mejor amigo y consejero.


El sacerdote Georg Ratzinger, mejor conocido como hermano mayor del papa Benedicto XVI, cumple 85 años el próximo 15 de enero y le gustaría celebrarlo con la Gran Misa en do menor de Wolfgang Amadeus Mozart, ni más ni menos que en la Capilla Sixtina en el Vaticano. Eso tendría un costo de unos 100.000 euros, pues sería necesario trasladar a Roma a 90 músicos que trabajan regularmente en la Catedral de Ratisbona y a otros 37 que pertenecen a una orquesta barroca de la ciudad de Linz, en Austria.

El Obispado de Ratisbona, donde Georg Ratzinger es sacerdote y músico de la catedral, se ofreció a pagar la fiesta. Mejor dicho, lo harían los fieles, pues se financiaría con el dinero de los contribuyentes e ingresos provenientes de bienes raíces que administra la Iglesia en el Estado de Baviera. Los ciudadanos alemanes pagan voluntariamente una contribución, ya sean católicos o protestantes, equivalente hasta un 9% del impuesto sobre la renta. El año pasado la Iglesia Católica alemana recaudó más de 4 mil millones de euros. Otro tanto obtuvo la Iglesia Evangélica.

Messe in Marktl für Benedict XVI

Acólitos rezan durante una misa de acción de gracias en la Iglesia de Marktl, localidad bávara donde nació el Papa.

Indignación ciudadana

La costosa fiesta de cumpleaños del hermano mayor del Papa ha causado indignación en Alemania. “Podemos comparar esto con la crisis financiera, pues en ambos casos se trata de falta de transparencia de las autoridades en el manejo del dinero de los contribuyentes”, dijo a DW-WORLD, Sigrid Grabmeier, del movimiento Somos Iglesia. “Hay tantas personas necesitadas que cumplen años, si por lo menos con esta celebración se vieran beneficiadas, sería otra cosa”, señaló Grabmeier, quien critica que no hay una vigilancia efectiva de los recursos eclesiásticos.

El movimiento Somos Iglesia es una iniciativa surgida en Alemania y Austria que entre tanto se ha extendido a otros países, que tiene por objetivo una reforma profunda de la Iglesia Católica Apostólica Romana, que permita una igualdad de género en todos los cargos eclesiásticos, una ética sexual más liberal, la eliminación del celibato y el impulso al movimiento ecuménico –de diálogo entre las distintas religiones.

Die Sixtinische Kapelle im Vatikan

Aspecto de la Capilla Sixtina, en el Vaticano.

Cambio de tono

A raíz de las protestas ha cambiado el tono de los preparativos de la fiesta. Ahora el Obispado de Ratisbona afirma que el financiamiento de la celebración será una especie de préstamo, pues el dinero sería recuperable a través de la venta de CD y DVD.

Herbert Thyroller, del movimiento Somos Iglesia, señala que más que el dinero, que puede ser recuperable, lo que molesta es que una figura de una alta jerarquía eclesiástica celebre de esa manera tan dispendiosa. “Eso no es compatible con el cristianismo, sobre todo tratándose del hermano del Papa. Los dirigentes de la iglesia debieran actuar como servidores, como ejemplos de humildad, y no como señores”, dijo.

Es poco probable que se cancele la fiesta del mejor amigo y consejero del Papa. Es conocida la melomanía del hermano mayor de Benedicto XVI, y nadie critica que se sienta transportado al paraíso escuchando a Mozart mientras se deleita mirando la Creación de Adán en la bóveda de la Capilla Sixtina, siempre y cuando no sea con el dinero de los fieles.

DW recomienda