1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

La expulsión de Grossmüller hace historia

El mediocampista uruguayo del Schalke 04 se convirtió, al recibir la tarjeta roja en la jornada 16, en el primer jugador en la historia de la Bundesliga que es expulsado sin estar siquiera en la lista de suplentes.

default

Carlos Grossmüller pasó ya a la historia.

Carlos Grossmüller, centrocampista uruguayo del Schalke alemán e integrante de la selección de su país, recibió una dura sanción tras haber protagonizado el fin de semana pasado una inédita expulsión en el fútbol alemán.

El tribunal de disciplina de la Federación Alemana de Fútbol (DFB) suspendió al uruguayo por cinco partidos y le impuso una multa de 10.000 euros (unos 14.500 dólares).

Grossmüller se convirtió en el primer jugador en la historia de la Bundesliga en ser expulsado a pesar de no estar jugando el partido y ni siquiera estar en el banquillo de suplentes. "Nunca debí hacer algo así", confesó al árbitro que le mostró la tarjeta roja el sábado pasado, Helmut Fleischer.

Jugador "fantasma"

Faltaban apenas tres minutos para que terminara el encuentro Fráncfort-Schalke y los locales iban ganando 2-1, cuando se produjo un altercado de palabras y empujones entre varios jugadores de ambos equipos.

La nota la dio, sin embargo, Grossmüller, que no estaba en la cancha ni tampoco en la nómina oficial de suplentes y que de pronto apareció de la nada a la carrera y agarró del cuello a un rival, que se cayó aparatosamente.

Inmediatamente, su compatriota y compañero de equipo Darío Rodríguez se lo llevó a los vestuarios. Cuando el árbitro Fleischer, que había visto todo, se dio cuenta de que el jugador no figuraba en la plantilla oficial del encuentro, le preguntó al entrenador del Schalke, Mirko Slomnka, de quién se trataba.

A continuación, el imparcial convocó al capitán del Schalke, el brasileño Marcelo Bordón, para comunicarle que había expulsado al jugador "fantasma".

El partido se reaundó y Schalke, que siguió jugando con once jugadores a pesar de haber sufrido una expulsión, logró el empate a dos goles en los últimos instantes.

DW recomienda