La Eurocopa arrancó sin grandes sorpresas | Eurocopa 2016 | DW | 11.06.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Eurocopa 2016

La Eurocopa arrancó sin grandes sorpresas

En París reinaba la calma antes del partido inaugural de la Eurocopa entre Francia y Rumania. Pero era una calma tensa, nos dice desde París Israel Dehesa.

Francia hizo valer su etiqueta como favorito y en el encuentro inaugural del certamen continental derrotó al combinado rumano con marcador de dos goles por 1. Sin embargo, no se esperaba que le costara tanto trabajo a los galos superar a los balcánicos.

Rumania no es un rival sencillo y figura en la historia del balompié como una escuadra con tradición, que sabe complicarle un partido a cualquiera, pero que siempre se queda a un paso de hacer cosas importantes. Ante el local sucedió exactamente lo mismo. Habían amarrado de manos a Griezmann y compañía durante buena parte del cotejo. Emparejaron el encuentro, pocos minutos después de haberse ido abajo en el marcador, gracias a Stancu y parecía que conseguirían una hazaña, pero cayeron de último minuto con un golazo de Payet.

Francia, por su parte, era uno de los candidatos que la prensa cantaba de forma unánime como finalista de la Eurocopa. Así que, mientras Rumania jugaba como se esperaba, Francia no lo hacía. Francia no estaba brillando y hoy las opiniones de los expertos comenzaban a dividirse. Para algunos ya no son favoritos. Para otros… su condición de posibles campeones está intacta.

Tampoco fue una gran sorpresa que el primer gol de la competencia generara polémica. El salto de Giroud sobre el arquero Tatarusanu es visto como una falta y como uno de los favores que le hacen los árbitros regularmente a los equipos grandes por una parte de los que vieron el partido. Para la otra parte es un gol legítimo.

Comienzo sin sobresaltos

La Euro comenzó sin sobresaltos. En la víspera del encuentro reinaba la calma en París. La capital francesa es un destino turístico por excelencia y sus calles son transitadas por legiones de viajeros durante todo el año. Pero a pocas horas de la patada inicial se encontraban pocas señas de que justo aquí se jugaba uno de los torneos más llamativos del ramo. Gente por todas partes, pero entre ellos, pocos aficionados al fútbol. Además de algunas decoraciones en los postes del alumbrado público, una que otra mesera con la camiseta de los “blues” y un par de tiendas con objetos conmemorativos, la ciudad parecían ignorar un poco a la Eurocopa.

La calma era tensa. Uno de los andenes de la estación de metro Charles de Gaulle fue desalojado ayer porque se encontró un objeto sospechoso. -“A una niña se le olvida su mochila y ya cierran toda la estación”- comenta una mujer molesta porque no puede llegar a su oficina. Otras personas en vez de quejarse, se apresuraban a salir de los túneles del subterráneo, mientras que otros hacían una y otra vez la mismas preguntas al policía que había acordonado el área: -“¿Cuándo van a abrir la línea, está cerrada por ahora o lo queda del día?” -“Mínimo una hora, hay un objeto sospechoso y tenemos que esperar a que lleguen los especialistas”- respondía el policía.

El recuerdo de los atentados terroristas perpetrados durante el amistoso entre Francia y Alemania dejó algo de temor entre la población. Existía cierto miedo a que se repitieran, sobre todo, durante la inauguración de la competencia. Afortunadamente no hubo sorpresas.

Tensión en el ambiente

La calma era tensa, también porque durante estos meses varios sindicatos han comenzado una serie de huelgas y protestas en contra de las reformas laborales impulsadas por el gobierno de Hollande. Cuando la gente preguntaba si la línea estaba cerrada todo el día, asumían que se trataba de alguno de los cortes que se han llevado acabo estos días a causa de la huelga de los trabajadores del metro y de trenes. Protestas que acompañan al paro de actividades organizado por los pilotos de Air France.

La Eurocopa inició. Lo hizo con una única sorpresa. Los niveles del afluente del río Sena comienzan a bajar y aparentemente el peligro de mayores inundaciones es cada vez menos probable. Para hoy están programados tres partidos, entre los que destaca el de Rusia contra Inglaterra, otro de los posibles favoritos. Más y más aficionados irán llegando al país. Veremos si entonces el ambiente se va calentando o si esta serie de factores ahuyenta a los ríos de hinchas que suelen darse cita para este tipo de eventos. Por su parte, la selección germana inicia su actividad en la competición este domingo ante Ucrania en la ciudad de Lille y por la cercanía con Alemania es muy probable que entonces veamos por fin un ambiente de gran fiesta.

DW recomienda