1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

La difícil lucha contra la inmigración ilegal

“Hay que facilitar la entrada legal para parar el negocio de quienes comercian con la necesidad de los refugiados”, dijo la europarlamentaria verde Barbara Lochbihler en la radio pública alemana, DLF.

Refugiado busca superar la frontera en Melilla, enclave español en África.

Refugiado busca superar la frontera en Melilla, enclave español en África.

DLF: ¿Cómo debe reaccionar Europa a la falta de escrúpulos de las bandas de negociantes de refugiados?

Lochbihler:
Ya en octubre pasado Bruselas debió haber reaccionado, pero la UE decidió, supuestamente “debido a la falta de dinero”, no seguir la misión humanitaria italiana Mare Nostrum. Europa optó por seguir enclaustrándose. Ese no puede ser el sentido de la política frente al asilo.

DLF: Abrir vías legales significa abrir las fronteras europeas. ¿Cuánto dinero se necesita y quién lo pondrá?

Lochbihler: Hay que reducir la presión sobre las fronteras. Europa podría, por ejemplo, introducir programas de asentamiento. Para ello hay dinero disponible en las arcas de la UE, que aunque no es mucho, es útil. Además hay otra medida que no sería cara: confirmar si las personas que piden asilo realmente lo requieren. Algo que podría hacerse en la frontera europea del Mar Mediterráneo.

DLF: ¿Hay cálculos de la cantidad de personas que pedirían asilo en Europa en los próximos tiempos?

Lochbihler: Esas cantidades se estiman analizando la situación de los países en crisis. Hay que ser realistas para entender que las guerras en Irak y Siria perdurarán, por un tiempo más. Además, el régimen autoritario en Eritrea sigue haciendo huir a muchos civiles. La idea del ministro alemán del Interior de abrir “centros de bienvenida” en el norte de África para examinar cada petición de asilo, no es realizable: en Libia no hay un Estado ordenado y en Egipto no hay Estado de derecho. En Túnez y Marruecos serían los dos únicos países medianamente viables, aunque no por ahora.

DLF: ¿Y cómo se puede parar el negocio de los “coyotes” que venden a los refugiados un supuesto tiquete seguro a Europa?

Lochbihler: Solo si no existen entradas legales a Europa los traficantes de personas podrán seguir su negocio. Hay que ver en qué medida los países miembro de la UE quieren cooperar con Europol. Y hay que analizar mejor las informaciones recogidas por la operación fronteriza Frontex. Es difícil combatir a las organizaciones criminales, pero tenemos que intensificar la lucha.

DLF: Facilitar más el ingreso de refugiados a Europa requiere de mayorías en los Parlamentos. ¿No tiene usted una idea alternativa que sea realizable?

Lochbihler: No. Y no tengo por qué tenerla. Menos cuando la política europea se rehúsa a poner en práctica lo que ya se ha propuesto, como la introducción de una “visa humanitaria”. Por eso apelo a todos los Gobiernos responsables, incluido el alemán, a buscar una solución porque ignorar el problema no lleva a ningún lado.

DLF: Seguramente conoce las quejas de los municipios en Alemania que reportan que sus centros de acogida de refugiados están a reventar y ya no tienen dinero para cubrir los gastos. ¿Cómo piensa usted hacerlo?

Lochbihler:
Yo he hablado, hasta aquí, de las fronteras exteriores de la Unión Europea. Pero las comunidades podrían promover la construcción de nuevas viviendas, por ejemplo. Gracias a nuestra presión al Gobierno alemán logramos que los refugiados puedan trabajar, así el estudio de la aceptación de asilo esté aún en curso. Esto es más constructivo que la total prohibición que regía hasta ahora. Tenemos que examinar la Ley Alemana de Atención al Refugiado que le depara a las administraciones locales muchas dificultades. Por último, creo que los refugiados debieran ser incluidos en el sistema de seguro médico obligatorio.

DW recomienda