1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

La crisis golpea a Asia: ¿es China la salvación?

En el IV Foro Económico Mundial del Este de Asia expertos de 35 países buscan soluciones a la crisis económica y los ojos están puestos en China. ¿Podrá China salvar al mundo?

default

El motor chino impulsa la economía, pero bajan las exportaciones.

En Seúl, la capital de Corea del Sur se reúnen desde ayer jueves expertos en economía para estudiar los efectos de la crisis en el este asiático. En vistas de que Corea del Sur asumirá en 2010 la presidencia del G-20, el IV Foro Económico Mundial es una buena oportunidad para ejercitarse. No sólo China, sino también Japón y Corea del Sur invierten grandes sumas para impulsar el consumo interno. Pero todos los países de esta región dependen de las exportaciones, que están disminuyendo. Y la crisis se hace sentir más que nunca, también en China, a pesar de que cuenta con un importante crecimiento económico.

China crece, pero no escapa a la crisis

Las exportaciones chinas a los países industrializados están mermando, comenzando por las dirigidas a EE.UU. En los cinco primeros meses del año bajaron los precios de los productos de exportación y muchas fábricas chinas están vacías, por lo cual millones de trabajadores migratorios se ven obligados a volver a su hogar.

BdT China Markt Börse

Un inversor en la bolsa de Shenyang, al noreste de China.

A pesar de ello, China se asemeja a un avión que planea con dos turbinas rotas y se mantiene en el aire como puede, gracias a que posee grandes cantidades de divisas: alrededor de 2 billones de dólares. Ya en noviembre del año pasado, el gobierno tomó medidas contra la crisis invirtiendo 500 mil millones de euros en impulsar el motor económico. Pero esto no parece lograr que China escape de los efectos de la crisis financiera global.

“China se ve tan afectada por la crisis en su economía real, que el interés en estabilizar la propia economía para evitar conflictos sociales tiene prioridad absoluta desde el punto de vista chino. En el país hay mucho por hacer, y los chinos harán todo lo que sea necesario para que los mercados de exportación en EE.UU. y Europa vuelvan a funcionar, pero esto está en segundo lugar”, aclara el profesor Eberhard Sandschneider, de la Sociedad Alemana de Política Exterior, reduciendo las esperanzas de que China pueda salvar al mundo de la crisis.

La economía china creció este año según fuentes oficiales más de un 6 por ciento, y el paquete de salvataje económico chino se orientó más que nada a movilizar el consumo interno. Las exportaciones chinas bajaron en un 17 por ciento en comparación con las de enero de 2008. Las importaciones, empero, se redujeron también en un 43 por ciento, por lo que las reservas de divisas siguen en aumento.

Infografik Handelsströme China 2007 Adaption spanisch


“China es el único país que no está en aprietos en medio de la crisis, por eso trata ahora de adquirir materias primas firmando contratos a largo plazo en regiones como África y Cercano Oriente”, explica Sieren. El Banco Mundial elevó su pronóstico de crecimiento para China el jueves a un 7,2 por ciento, y esto es una consecuencia directa del paquete económico del gobieno de Pekín.

En la crisis económica la influencia de China ha crecido. El Fondo Monetario Internacional (FMI) felicita a este país por su plan de comprar bonos por un valor de 50 mil millones de dólares. Y EE.UU. se muestra aliviado al enterarse por boca del viceministro de Relaciones Exteriores He Yafei de que China sigue dando prioridad al dólar en sus reservas. Esto es comprensible, dado que EE.UU. tiene una deuda con China de 4000 dólares por cabeza. Al mismo tiempo, China planea crear un fondo monetario independiente del FMI, y eso también es tema ayer y hoy en Seúl.


Japón y Corea también dependen de EE.UU.

Directa o indirectamente, la crisis económica estadounidense

Japan Automobilindustrie Wirtschaft Symbolbild Exportdefizit

Las exportaciones japonesas disminuyeron.

afecta a los países asiáticos, que no se salvan de ella a pesar del crecimiento interno y del aumento de las exportaciones. Por su parte, Japón es uno de los países asiáticos más afectados por la debacle, y se encuentra en medio de la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial.

Si bien el Gobierno japonés dice haber superado lo peor en estos días, ya que las fábricas han comenzado a aumentar la producción, la experta en economía nipona Anja Walke, del Instituto de Estudios Asiáticos de Hamburgo, expresa su escepticismo diciendo que “el hecho de que se haya retomado la producción tiene que ver con que los empresarios redujeron stocks en los últimos meses, y por eso vuelven a producir. Pero me parece improbable que vuelvan a los volúmenes de exportación que tenían antes, tanto a China u otros países asiáticos como a los EE.UU”. Anja Walke cree que Japón no puede confiar sólo en el consumo interno debido al alto porcentaje de desempleo, que sigue en aumento.

La economía china es de vital importancia para Japón, a pesar de lo cual el país más importante en las exportaciones japonesas es EE.UU. Una gran cantidad de exportaciones fueron hacia China, pero el destino final es EE.UU. Y las partes que se fabrican en China también son exportadas en productos que compra EE.UU.

Para Corea, el crecimiento económico chino es una muy buena noticia. El 50 por ciento de las exportaciones coreanas desembocan en China, y el impulso en China afecta directa y positivamente la economía coreana. “Gracias a las medidas tomadas en Corea en 1997/1998 durante una crisis económica, hoy este país cuenta con las reformas estructurales necesarias para contrarrestar la crisis actual. Esto la provee de una base de despegue económico mejor que en muchos otros países”, piensa Rüdiger Frank, profesor de Economía del Este Asiático en la Universidad de Viena.

Por otro lado, una economía pequeña como la de Corea del Sur apenas puede sostenerse en el consumo interno, y depende más de los clientes extranjeros. Fueron las exportaciones a China las que mantuvieron un alto crecimiento económico en Corea del Sur en décadas pasadas.

A pesar de la euforia que causa la relativa estabilidad económica en Asia y el peso que comporta esta región en la economía mundial, el desarrollo asiático también depende en gran parte de que EE.UU. se recupere de la crisis cuanto antes.

Autores: Matthias von Hein/ Thomas Bärthlein

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda