1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

"La corrupción frena el avance de la Unión Europea"

La debacle financiera de Grecia sacó a la luz que la corrupción y la economía ilegal son un gran problema en Europa. La Unión Europea debe actuar y tomar medidas urgentes, dicen expertos.


La crisis financiera de Grecia puso en descubierto de manera inequívoca el papel que tienen el soborno y los favores en gran estilo como corresponsables de la ruina de un país. Según el índice de corrupción de Transparencia Internacional, que abarca a 183 países, el problema afecta también a Hungría, Bulgaria, Croacia, la República Checa e Italia. Grecia ocupa el puesto número 80 en el ranking. Y Alemania no está libre del fenómeno de la corrupción en el panorama europeo, en el cual se posiciona en un nivel medio, ocupando el 14º lugar a nivel mundial en la lista de esa organización.

Soborno, lavado de dinero y economía ilegal: males que destruyen países.

Soborno, lavado de dinero y economía ilegal: males que destruyen países.

“Se estima que la corrupción perjudica a la economía europea en aproximadamente 120.000 millones de euros”, señala la comisaria de Asuntos de Interior de la Unión Europea, Cecilia Malmström. “Eso corresponde aproximadamente al uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de la Unión Europea, es decir, a casi el presupuesto anual de la UE”, añadió. Si bien hay diferencias en cuanto a la forma y a la magnitud que toma la corrupción en los diferentes países, se puede afirmar que es un fenómeno constante que daña por igual a todos los Estados miembros de la UE y conduce a que se realicen menos inversiones, además de obstaculizar el mercado interno y adelgazar las finanzas públicas.

 

Falta una estrategia común en la UE, dicen expertos

Dominik H. Enste, del Instituto de Economía Alemana de Colonia.

Dominik H. Enste, del Instituto de Economía Alemana de Colonia.

La Unión Europea se ve obligada a combatir la corrupción. Si no lo hiciera, estaría poniendo en peligro su credibilidad y arriesgándose a perder la confianza de sus ciudadanos. De acuerdo con una encuesta reciente realizada por la Unión Europea, la mayoría de los europeos piensa que la corrupción ha aumentado en los últimos tres años. Casi un 75 por ciento de los encuestados cree que se trata de un problema que afecta a la sociedad y a la economía en forma permanente y que el soborno existe en todos los niveles del Gobierno.

Además, los expertos consideran que no se han hecho grandes progresos. “Todavía no se resolvieron medidas concretas”, critica la política de la UE Dominik Enste, del Instituto de Economía Alemana de Colonia. Según él, se perfilan algunas iniciativas para luchar de verdad contra la corrupción y la economía ilegal en algunos países, pero es una tarea que no se está llevando a cabo en toda su extensión. “Al menos el tema parece atraer más la atención y se cuestiona si los datos provistos por los diferentes países se pueden aceptar incondicionalmente”, dice Enste, quien, además, recuerda que Grecia presentó cifras falsificadas de su déficit fiscal para asegurarse el ingreso a la Unión Europea. También Nienke Palstra, de Transparencia Internacional, cree que aún no se ha producido un verdadero avance en la lucha contra la corrupción. “Aplaudimos que se le de más importancia al tema, pero a las declaraciones de intenciones les deben seguir ahora hechos y mejoras concretas”, subraya el experto.

 

Falta de voluntad política contra la corrupción

Nienke Palstra, de Transparencia Internacional.

Nienke Palstra, de Transparencia Internacional.

A los países europeos están concientes del problema. Todos saben desde hace mucho tiempo dónde residen las dificultades y cómo se podrían desterrar. Pero lo que les falta es la voluntad política para llevar a cabo reformas. “Uno de los mayores desafíos es la falta de compromiso de la clase política y de quienes toman decisiones con el combate contra la corrupción”, explica Cecilia Malmström. Si bien existe un marco legal detallado al respecto –tanto a nivel internacional como europeo- “queda demostrado que la manera de ponerlo en práctica difiere en los diferentes países de la UE”, dice la comisaria de Asuntos Internos.

No fue sino hasta mitades de 2011 que la UE comenzó a ejecutar un paquete de medidas contra ese mal, y de reformas resultó un nuevo informe europeo acerca de la lucha contra la corrupción, que pondrá próximamente el acento en “los aspectos defectuosos y los puntos débiles que presentan los 27 Estados miembros y la disposición política a tomar medidas al respecto”, aclara Malmström. Dicho informe –basado en estudios e investigaciones de institutos públicos, así como de analistas privados- se publicará una vez cada dos años. Si bien tanto el economista Dominik Enste como Nienke Palstra, de Transparencia Internacional, evalúan positivamente las medidas de la UE, consideran, sin embargo, que aún no son lo suficientemente abarcadoras. Entre otras cosas, debido a que a que no se han creado herramientas a nivel europeo para la persecución penal de ese tipo de conductas.

 

Un freno a la ampliación

La corrupción podría incluso demorar la ampliación de la Unión Europea, ya que a los candidatos a ingresar a ella –como Croacia o Serbia, en el sudeste de Europa- se los hace objeto de largos procesos críticos y se los pone bajo la lupa, opina Enste. “Lo que se puede observar en este momento es que, de hecho, eso se está convirtiendo en un freno al ingreso de esos países a la UE”, dice el experto. Y agrega que eso no tiene por qué ser una desventaja, ya que una observación más estricta de los criterios de ingreso a la Unión Europa “pueden prevenir que en la UE se produzcan problemas similares a la crisis de deuda que afecta al sur de Europa”. Y Nienke Palstra también ve en la crisis una alternativa. Según él, las negociaciones de ingreso a la UE son una “oportunidad única” de impulsar las reformas necesarias.

El informe europeo sobre la lucha contra la corrupción, que será presentado por primera vez en 2013, podría ser un instrumento de presión política. Los posibles candidatos a ingresar a la UE tendrían más cuidado, ya que su conducta podría ser criticada ante la opinión pública en ese documento. Seguramente, el informe se enfocará especialmente en Bulgaria y en Rumania, cuyo ingreso se congeló debido a un veto de los Países Bajos durante una cumbre de la UE en marzo de este año. Ambos países deben mejorar su sistema jurídico y combatir la corrupción y la criminalidad organizada. Y si son evaluados negativamente en el informe, su ingreso a la zona del Acuerdo de Schengen podría quedar en la nada.
 

De ideas a hechos

Cecilia Malmström, comisaria de Asuntos Internos de la UE.

Cecilia Malmström, comisaria de Asuntos Internos de la UE.

Pero, ¿de qué modo luchar contra la corrupción de manera perdurable? Dominik Enste recomienda la creación de condiciones marco confiables y de normativas justas que permitan que los ciudadanos sientan que están siendo tratados con justicia y equitativamente. Para eso es necesario que la corrupción se persiga con medidas creíbles y transparentes. La gente debe tomar conciencia acerca de que vale la pena trabajar en una economía legal. “No puede ser que el honesto siempre sea el tonto”, dice Enste, y esa es la sensación predominante, por ejemplo, en Grecia, donde en especial los ricos siempre pagaron menos impuestos.

Pero está claro que esos cambios no se pueden llevar a cabo de hoy para mañana en los diversos países debido a su contexto cultural. Para iniciar el proceso se debería señalar claramente a la población que es necesaria una transformación de los valores fundamentales, dice Enste. “Se trata de llegar no sólo a la conciencia de las personas sino a sus corazones, para que sientan que cuando engañan al Estado se están engañando, sobre todo, a sí mismos, porque son parte de ese Estado”, señala el economista.

La comisaria de Asuntos Internos de la UE, Cecilia Malmström, tampoco se queda de brazos cruzados y planea diversas medidas para acabar con el problema de la corrupción. Nuevas normas acerca de la confiscación de bienes provenientes de hechos delictuosos, por ejemplo, un plan de optimización de las estadísticas de hechos criminales, y la intensificación de las investigaciones penales en casos de delitos financieros en los países miembros son algunas de ellas.

Autor: Ralf Bosen/ Cristina Papaleo
Editor: Enrique López

DW recomienda