1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

La cooperación fronteriza: motor de integración regional

La cooperación transfronteriza es motor de integración regional. Aunque América Latina comenzó después que Europa, ahí se están dando procesos más rápidos que en el Viejo Continente.

El lago Titicaca, frontera entre Perú y Bolivia.

El lago Titicaca, frontera entre Perú y Bolivia.

“Como en todos los procesos de cooperación nos hemos acercado con humildad, porque hemos encontrado en América Latina algunos procesos que han empezado más tarde, pero han ido mucho más rápido que los nuestros”, señala Martin Guillermo Ramírez, español que dirige desde hace siete años la Asociación de Regiones Fronterizas Europeas (ARFE), uno de los mecanismos más activos de la UE en la promoción de la integración entre sus países miembros.

“Desde luego que ha sido una enseñanza enorme ver la cooperación de comunidades aymaras asentadas en tres países: Chile, Bolivia y Perú. No ha hecho falta explicarles lo que es la cooperación transfronteriza porque llevan haciéndolo desde hace miles de años. Las fronteras fueron impuestas ahí por la colonia y retomadas por las actuales naciones”, destaca.

El médico de profesión añade que el objetivo es aprovechar las sinergias existentes en esas comunidades tradicionales. “Hemos descubierto que tanto en Europa como en América Latina y África eso es lo que está dando una gran velocidad a los procesos de integración supranacional. Ha sido una enorme sorpresa para nosotros”.

La asociación se remonta a 1958 cuando en Alemania surgió una red de cooperación a lo largo de la frontera alemana con sus vecinos occidentales, antaño escenario de invasiones y conflictos.

Miembros de la comunidad aymara en Bolivia.

Miembros de la comunidad aymara en Bolivia.

Gronau y Entschede, euroregión pionera

Se llamaron Euroregiones y la primera surgió entre Gronau, Alemania y Entschede, Holanda, a la que le siguieron como un rosario a lo largo del río Rin una decena de ellas, que en 1971 fundaron la Asociación de Regiones Fronterizas Europeas, ARFE. Entre tanto hay unas 200 estructuras activas en toda Europa, la mitad de ellas son miembros de ARFE.

En estas regiones vive un 37% de la población del Viejo Continente y pese a la creciente integración, esas fronteras, que marcan el paso de una cultura y de una lengua a otra, son atractivo turístico y baluarte de la diversidad cultural. “La Europa del día a día se vive en las zonas fronterizas, en donde los ciudadanos hacen valer la libertad que otorgan los tratados europeos, de libre circulación de mercancías, de personas, de servicios y de conocimientos. Hay gente que vive en un país, trabaja en otro y sus hijos van a la escuela en un tercero, como sucede en la triple frontera entre Holanda, Bélgica y Alemania con Maastricht, Lieja y Aquisgrán”.

Ramírez quiere impulsar desde ARFE la cooperación con otros continentes. Desde Extremadura, región española en donde trabajó durante diez años, buscó acercar España con América Latina. “Me traje esa experiencia a ARFE y encontré que la Unión Africana tenía un programa financiado únicamente por la agencia de cooperación alemana GIZ. En América Latina me encontré procesos vinculados a la integración supranacional, MERCOSUR; Comunidad Andina de Naciones (CAN), Unasur, y muchísimos retos. Desde la frontera más famosa, que es la de Río Grande, entre México y Estados Unidos”, afirma.

Proyecto polaco-alemán, las euroregiones entre ambos países comenzaron tras la caída del muro de Berlín, en 1989.

Proyecto polaco-alemán, las euroregiones entre ambos países comenzaron tras la caída del muro de Berlín, en 1989.

Conflictos que dificultan la cooperación

El experto destaca la gran actividad que existe entre Ecuador, Perú y Colombia, así como el proceso en el marco del Sistema de Integración Centroamericana (SICA). “En el marco del Caribe la presencia de Venezuela hace que la cooperación con Colombia sea muy especial. El proceso de paz en Colombia también está afectando”.

La Unión Europea apoya proyectos de cooperación transfronteriza en América Latina. “Estamos haciendo cabildeo para que parte de los fondos tradicionales a la ayuda al desarrollo se orienten al fortalecimiento de las capacidades de las autoridades locales para crear conceptos y programas de cooperación transfronteriza”. El experto subraya que la cooperación es doméstica, con el vecino, para solucionar un problema, como una epidemia. “Cuántos problemas hemos tenido para controlar el Dengue, porque se controlaba muy bien en un país pero no en el otro. Los microorganismos no entienden de fronteras”, afirma.

Martin Guillermo Ramirez, secretario general de ARFE.

Martin Guillermo Ramirez, secretario general de ARFE.

El experto explica que sigue habiendo muchos prejuicios. “Hay que convencer al Estado-nación, que entiende sus fronteras como una política nacional de que la cooperación de proximidad, entre municipios, tiene necesidades muy concretas". El experto concluye subrayando que se trata de gobernanza a multinivel, porque hay cuatro niveles de gobierno operando en una frontera internacional.

Autora: Eva Usi

Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda