1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Secciones

La Convención de Tauroggen

Una sencilla carta del mariscal de campo prusiano Ludwig York (1759-1830) dirigida al rey Federico Guillermo III (1779-1840) marcó el inicio de la liberación de Europa de la hegemonía napoleónica.

En su carta, Ludwig York exhortó a su rey a aprovechar la oportunidad del momento y forjar una coalición contra el emperador francés Napoleón Bonaparte (1769-1821). Napoleón I acababa de sufrir la primera derrota militar de su vida, en Rusia. A la carta del general había precedido la desobediencia a una orden, algo que nunca antes había cometido. El X cuerpo del Ejército bajo sus órdenes había sido reclutado por Napoleón Bonaparte a la fuerza para conformar una poderosa fuerza que pudiera doblegar a Rusia.

Junto con el zar ruso, Napoleón I había proclamado un “bloqueo continental” contra Inglaterra, con el objetivo de hacer desangrar económicamente a la isla. Cuando el zar Nicolás I de Rusia eludió el bloqueo porque Rusia dependía de las importaciones inglesas, el emperador francés decidió atacar al último Estado independiente en el continente europeo.

Hans David Ludwig Graf York von Wartenberg

El mariscal de campo Ludwig York, conde de Wartenberg.

La derrota de Napoleón

La operación fracasó por completo. El ejército napoleónico integrado por unos 600.000 soldados, no fue capaz de hacer frente al gélido invierno, ni a las grandes distancias ni a la táctica militar rusa. A las orillas del río Beresina el ejército francés sufrió una aniquilante derrota. Napoleón I emprendió la huída a París, su ejército cayó en pedazos, tan sólo 90.000 soldados lograron volver a la capital francesa. El momento del general prusiano había llegado. El 30 de diciembre de 1812 York pactó en la pequeña localidad lituana de Tauroggen un armisticio por separado con los militares rusos. Con ello desobedeció la orden que le había dado su rey, aunque impuesta por Napoleón bajo amenaza de violencia, de obedecer incondicionalmente al emperador francés.

Tras la firma de la Convención de Tauroggen con el general ruso Hans-Karl von Diebisch- Sabalkanski (1785-1831), Ludwig York no estaba de ánimos para hablar con nadie. Daba por contado que recibiría drásticas sanciones por parte del rey prusiano, dada su conocida política miedosa ante Napoleón Bonaparte. La decisión arbitraria del general podría conducir, según temía el mismo York, a una expulsión indigna del ejército. Pese a estas consideraciones se sentó ante su escritorio y redactó la histórica carta, que finalmente condujo a una alianza europea contra Napoleón Bonaparte.

Zar Nikolaus I von Russland / Mayer n Krueger

El zar Nicolás I de Rusia.

“Nunca había habido un momento tan propicio como ahora”, escribió al rey Federico Guillermo III, “para liberarnos del dominio francés sobre Prusia y otros países europeos”. “Tal vez el rey quiera convencer a otras potencias europeas a forjar una coalición contra el emperador francés”. El general York envió el escrito el 3 de enero de 1813. Guillermo Federico III se sumó reticente y con retraso a la causa del general York. El 17 de marzo del mismo año hizo pública su respuesta. En el diario “Schlesische Privilegierte Zeitung” apareció publicado el llamado del rey “A mi pueblo”, en el que Federico Guillermo III pedía el apoyo popular para una guerra contra Francia, que había declarado la víspera. Como se dio a conocer al mismo tiempo que el rey prusiano había logrado forjar una alianza con otras potencias europeas, se extendió en Prusia una especie de euforia nacional. En todas partes se organizaron reuniones para recaudar dinero y objetos de valor para financiar la guerra. Numerosos matrimonios dieron muestra de su patriotismo al canjear sus anillos de oro por anillos de hierro en donde estaba grabada la frase: “Di oro por hierro -1813”.

Napoleon Bonaparte, Gemälde von Jean-Baptiste Mauzaisse

Napoleon Bonaparte perdió en la Batalla de las Naciones.

Alianza europea

El enfrentamiento decisivo entre la alianza europea y Napoleón Bonaparte fue la llamada Batalla de Leipzig o “Batalla de las Naciones”. Del 16 al 19 de octubre de 1813 el ejército de Francia se enfrentó contra los ejércitos de Austria, Prusia, Rusia y Suecia. Al final venció la alianza, poniendo fin al dominio francés sobre Europa. Las “guerras de liberación” concluyeron a principios de 1815, cuando Napoleón había vuelto de su exilio a París, se había apoderado del poder y una vez más quería desafiar a los pueblos europeos. Fue derrotado de nuevo en la Batalla de Waterloo, por lo que tuvo que volver al exilio. Amargado y según él incomprendido, Napoleón Bonaparte murió el 5 de mayo de 1821 en la isla británica de Santa Helena, en el Atlántico sur, amargado, y según él, mal entendido.

König Friedrich Wilhelm III. von Preußen

El rey Federico Guillermo III de Prusia.

El general Ludwig York recibió diversas condecoraciones, entre ellas, el título de Conde. Murió como mariscal de campo York von Wartenburg el 10 de abril de 1830. Con él se asocia la valentía de un hombre, que pese a consideraciones de conciencia, asumió una decisión que le hubiera podido costar su carrera, pero que condujo al fin de la hegemonía francesa sobre el continente europeo.

Autor: Matthias von Hellfeld/ EU

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda