1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

“La completa seguridad de los ahorros es una ilusión”

La interminable y sobre todo impredecible crisis bancaria y financiera afecta ahora especialmente a Islandia que está al borde de la quiebra. Mientras tanto, en Alemania se discute el refuerzo del ejército en Afganistán.

default

Islandia: una isla rica en geotermia... y ahora en problemas financieros.

El Tages Anzeiger, de Zürich, Suiza: "No nos digamos mentiras, la seguridad total de los ahorros es una ilusión. Y nada es tan peligroso como venderles a los ahorradores y compradores de certificados y bonos una seguridad que no existe.

Si se eleva la protección de los ahorradores, los bancos van a elevar las tarifas a los clientes. Llega a entrar en vigencia una garantía estatal, los contribuyentes van a pagar los 'platos rotos'.

Aumentar aún más la protección del ahorrador es el camino equivocado porque ello debilita el valor que permite el riesgo responsable que debieran asumir tanto ahorradores como banqueros.”

Islandia: de país de ricos a masa en bancarrota

Dziennik, de Polonia: “Hasta ahora Islandia era reconocido como un país ejemplar de un crecimiento económico armónico. Reformas de mercado y el desarrollo del sector bancario hicieron posible que este país de 300.000 habitantes se catapultara a la primera liga de las potencias económicas.

En 1992 Islandia pasó a ser miembro de la Zona Económica Europea. De un momento a otro Islandia se convirtió en uno de los países más ricos de la OCDE. Y justamente el sector que contribuyó a ese auge fue el bancario, el mismo que empuja a Island a la quiebra.”

¿Más soldados alemanes para Afganistán?

Rhein Zeitung, de Koblenz, Alemania: "El que la fuerza de la compañía del Bundeswehr, el Ejército federal alemán, sea elevada a 4.500 efectivos, entre hombres y mujeres no es sólo una reacción al aumento del peligro, sino al intento de ampliar el radio de acción dentro de la política para luego obtener más flexibilidad en las decisiones.

No hay duda: el control parlamentario es necesario y es un principio de nuestra democracia. Mandatos muy ajustados no deben poner en dificultades a las tropas y menos limitarlas. Si el aumento, significa una orden de movilización para otros mil soldados, hombres y mujeres, debe ser discutido muy objetivamente y observado con ojos críticos.”