1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

“La colaboración de España con el nazismo sigue siendo un tabú”

La querella está admitida: la Audiencia Nacional española tramitará la demanda de cuatro víctimas del genocidio nazi contra cuatro ex oficiales de las SS. DW-WORLD habló con la organización que ha preparado el caso.

default

En el campo de concentración de Mauthausen murieron 409 de los 470 españoles internados.

“En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejército rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. Españoles, la guerra ha terminado”. Era el uno de abril de 1939 y Francisco Franco quien oraba en el parte más famoso de la Guerra Civil española.

David Moyano tenía 14 años cuando se alistó en aquel ejército, rojo o republicano, que el uno de abril de 1939 vivió el peor de todos sus días. Entonces vino el exilio. Moyano eligió Francia, y como pertenecía a una generación que aún creía que la libertad y la Justicia eran invencibles, se alistó junto a miles de compatriotas en la Legión Extranjera y partió al frente francés a luchar contra Hitler.

Francisco Franco

Francisco Franco celebra la victoria, 20 de mayo de 1939.

A mediados de 1940 los alemanes lo tomaron preso. El 25 de enero de 1941 se subió a un tren con escala final en Mauthausen. Había pasado casi un año desde que los españoles estrenaran este campo de concentración sobre suelo austriaco. De él, según advertían los oficiales nazis a todo convoy de recién llegados, sólo se salía por las chimeneas del crematorio.

Cuatro responsables de los horrores de Mauthausen siguen vivos. Estados Unidos les ha retirado la nacionalidad que les concedió y, “según las propias resoluciones judiciales, están, entre comillas, listos para su entrega al país que los quiera juzgar”, comenta a DW-WORLD Gregorio Dionis, presidente de Nizkor, la organización que ha movido los hilos para que, a sus 86 años, Moyano recupere su fe en la Justicia.

60 Jahre danach - KZ Buchenwald

Horror repetido en cada campo.

Una querella de peso

“La cantera donde trabajábamos estaba en un agujero. Había un despeñadero que debía hacer más de 50 metros de alto. Los SS despeñaban presos por ahí”, contaba a Televisión Española Ramiro Santiesteban, superviviente de Mauthausen. También había quien aprovechaba el salto a la cantera para suicidarse, recuerda Moyano, pero él nunca pudo recaudar fuerzas suficientes para dar el paso.

Johan Leprich, Anton Tittjung, Josias Kimpf e Iwan (John) Demjajuk son los nombres de cuatro figuras en estas tragedias. Cuatro ex oficiales de las SS que con toda probabilidad se sentarán en el banquillo de los acusados. Y será en Madrid, porque la Audiencia Nacional española ha aceptado a trámite la querella que Moyano y otras tres víctimas indirectas han presentado contra ellos.

Gefangene im KZ Flossenbürg

Presos en el campo de concentración de Flossenbürg.

“Una querella de este estilo no necesita muchas personas, lo que importa es que sean representativas. En este caso tenemos un sobreviviente, una hija de sobreviviente, una persona que volvió a España y su marido sobrevivió a Flossenbürg [campo de concentración en el sureste alemán] y otro cuyo padre fue prisionero de guerra en Dunkerque [Francia] y asesinado en Mauthausen, y al mismo tiempo él, el hijo, se hizo guerrillero tras la Segunda Guerra Mundial”, dice Dionis.

Del trabajo de campo en este caso se ha encargado Nizkos. Ellos han buscado las pruebas, las han valorado, consultado, contrastado, elaborado la argumentación y contactado a las víctimas. El resultado es una querella de peso, que aún así no se creía que fuera a ser aceptada a la primera: “nuestro supuesto básico era que tendíamos que recurrir al Tribunal Supremo. La decisión de la fiscalía [de aceptarla] ha sido para nosotros, y esto hay que decirlo con todas las letras, una gran alegría”.

Colaboración española con el nacionalsocialismo: un tema del que no se habla. ¡Siga leyendo!

DW recomienda

Enlaces externos