1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

La Casa Blanca ya no tiene página web en español

Además, la administración Trump ha clausurado también las cuentas de Twitter y Facebook en español y no ha nombrado aún responsable de prensa para medios hispanos.

La versión en español de la página web de la Casa Blanca ha desaparecido de internet poco después de que el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tomara posesión de su cargo. "Sorry, the page you're looking for can't be found (Disculpe, la página que está buscando no puede encontrarse)" es el mensaje que se encuentraron hoy (22.01.2017) los internautas que intentaron acceder a la página www.whitehouse.gov/espanol.

La versión en español de esa página web se abrió por primera vez en los meses posteriores a la llegada al poder del hoy expresidente Barack Obama. Días antes del traspaso de mando, tenía un blog dedicados a temas de interés de la comunidad hispana. La nueva Administración Trump, en la que no hay ningún latino en los puestos de responsabilidad del gabinete, ha ordenado también la clausura de otros instrumentos de comunicación en español, como la cuenta @LaCasaBlanca que tenía en Twitter o su página de Facebook.

Además, con la llegada del nuevo presidente a la Casa Blanca, todavía no se ha nombrado a un nuevo responsable de prensa para medios hispanos, un cargo que ocupaba hasta la fecha Gabriela Chojkier. Días antes de su investidura el pasado viernes, Trump terminó de anunciar los nombres de todos los integrantes de su gabinete, la mayoría de los cuales aún deben ser confirmados por el Senado y entre los que no hay ningún latino. Ya durante la campaña electoral, el magnate neoyorquino protagonizó varios momentos polémicos por sus críticas al uso del español en Estados Unidos, en un país donde más de 55 millones de personas hablan ese idioma. En septiembre de 2015, Trump aprovechó un acto celebrado en Miami para criticar al exgobernador de Florida Jeb Bush, asegurando que le gustaba el político republicano, pero que debería "dar ejemplo y hablar en inglés mientras está en Estados Unidos".

Relación con México

Por lo demás, el hecho no augura buenos pronósticos para la relación de la nueva administración con el país vecino, México. Las relaciones entre México y la administración Trump han sido consideradas por analistas como "el mayor desafío diplomático" del país latinoamericano, debido a la retórica hostil y las amenazas que Trump ha lanzado desde su camapaña electoral. El nuevo presidente de Estados Unidos llamó "violadores" y "criminales" a los migrantes mexicanos, ha amenazado con deportar a millones de inmigrantes ilegales y se mantiene firme en la promesa de construir un muro en la frontera para evitar el paso de estos. Además, asegura que México pagará su construcción. También ha amenazado con imponer altos aranceles a automotrices instaladas en México y sacar a Estados Unidos del NAFTA, tratado que comparten ambos países con Canadá y que, según sus palabras, "es un desastre". 

Habrá que ver cuánto de todo ello se lleva a la práctica. De momento, ambos presidentes se reunirán el próximo 31 de enero para hablar sobre migración, comercio y seguridad. El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, anunció el encuentro de ambos mandatarios, aunque no dio a conocer si la reunión se realizará en Washington o en Ciudad de México, donde Peña Nieto y Trump se vieron las caras en agosto pasado, cuando el último todavía era candidato presidencial. El anuncio se dio después de que los presidentes sostuvieran una conversación telefónica en la que Peña Nieto expresó su interés en tener "un diálogo abierto" con Estados Unidos y su nueva administración. De acuerdo con la Presidencia mexicana, fue Peña Nieto quien llamó a Trump en la mañana del sábado para felicitarlo por la toma de mando y comunicarle el deseo de trabajar "en una agenda que beneficie a ambos países, con un enfoque de respeto a la soberanía de las dos naciones y responsabilidad compartida".

MS (efe/dpa)

DW recomienda