1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

La carrera continúa

Pese al triunfo de Hillary Clinton en las primarias demócratas de Pensilvania, los editoriales de la prensa europea observan con una mirada crítica su desempeño en la campaña electoral.

default

Hillary Clinton celebra en Pensilvania.

Corriere della Sera, de Milán: “Pensilvania no fue pues el último capítulo en este duelo entre Hillary Clinton y Barak Obama. Fue en Pensilvania donde George Washington, en su calidad de joven oficial del ejército británico, ordenó en 1754 lanzar los primeros disparos contra los franceses y las tribus indígenas con que se habían aliado. Fue también en Pensilvania donde Hillary Clinton abrió con éxito el fuego contra el acorazado de Barack Obama. Pero, a diferencia de lo ocurrido con George Washington, para la ex primera dama estos disparos podrían ser pronto los últimos de su campaña. (...) En Pensilvania ganó tras una lucha electoral sin fair play, colmada de dureza y con golpes por debajo del cinturón”.

Necesidades financieras

La Repubblica, de Roma: “Hillary Clinton tenía que ganar de todos modos y no sólo para mantener con vida sus esperanzas de llegar a la Casa Blanca. También para no caer en bancarrota. En las pasadas semanas, cada uno de los candidatos demócratas, Clinton y Obama, gastó más de un millón de dólares diarios en la campaña electoral. Obama, sin embargo, se lo puede permitir, porque ha recaudado la suma récord de 235 millones de dólares, de los cuales sólo ha gastado 188 millones. Hillary Clinton, en cambio, se estancó en los 175 millones y tiene varios millones de deudas. (...) El hecho es que la conquista de Pensilvania era su única posibilidad de convencer a los donantes para que vuelvan a abrir sus billeteras y le eviten un humillante fracaso”.

Avidez de poder

Wetzlarer Zeitung, de Wetlra (Alemania): “Aún quedan esperanzas de que el camino se bloquee para Hillary Clinton. Una mujer que no sabe lo que quiere -véase (lo que ha dicho) sobre Irak-. Una mujer que ya antes de su posible llegada al gobierno rompe los puentes hacia el mundo islámico -véase Irán-. Y una mujer que hace cualquier cosa para conseguir votos, es decir, para alcanzar el poder. La primera esperanza lleva el nombre de Barak Obama, su competidor por la candidatura demócrata. Y la segunda esperanza es Estados Unidos: ojalá que esta gran nación comprenda quién es útil para la paz y quién sacrifica la paz mundial en aras de la campaña electoral.”