1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

La Biología moderna confirma la Teoría de la evolución

Cuando Darwin dio a conocer hace 150 años la ley más importante de la Evolución, no sabía nada de genes y genomas. Hoy, la biología molecular todavía investiga y amplía su labor con gran interés.

default

Moléculas de ADN: la doble hélice.

En los tiempos de Darwin, la Biología se llamaba Historia de la Naturaleza, y los naturalistas no eran experimentadores, sino observadores. Merodeaban por bosques y campos, señalaban y anotaban datos interesantes. Hoy día, la Biología tiene lugar mayoritariamente en los laboratorios. En lugar de animales y plantas, se estudian genes y moléculas.

A través de la tecnología genética, los biólogos son capaces de cambiar los fundamentos de la naturaleza. Según los científicos, si Darwin viviera, se deleitaría; todo aquello que en su tiempo apenas pudo insinuar, hoy puede ser ampliamente investigado.

Un moderno campo de investigación

Para Darwin, la genética apenas existía como tema, explica Reinhord Leinfelder, director del Museo de Historia Natural de la Universidad de Bonn: “Había cosas que Darwin, simplemente, no podía resolver. No se sabía que ciertas características podían transmitirse. Él pensaba simplemente en algún mecanismo que ofreciera esta posibilidad.”

Francis Crick

Francis Crick, uno de los científicos que presentó la doblé hélice por primera vez en 1953.

Fueron necesarios casi 100 años, hasta que en 1953, James Watson y Francis Crick presentaron la estructura molecular del ADN: la doble hélice. Fue el comienzo de la Biología Molecular y la Tecnología Genética tal y como las conocemos hoy.

Muchos científicos hablan de una revolución biológica. En realidad, no comenzó en 1953, sino mucho antes. “Esta revolución empezó hace 150 años, con Darwin”, afirma el biólogo molecular Sean Carroll, “y cambió nuestro panorama de la naturaleza. Nos hizo darnos cuenta de que los seres humanos somos animales desarrollados en una historia de cambios mucho más vasta. Somos parte de la Naturaleza, y no estamos por encima de ella.”

Sean Carroll es un investigador en la Universidad de Wisconsin (Madison), la mayor universidad del centro-oeste de los Estados Unidos. Situado en el corazón religioso del estado, el biólogo debe enfrentarse a menudo con escépticos sobre la evolución.

Peces en el Antártico: testimonio en vida

Para Carroll, no cabe la menor duda: la historia de la Evolución es evidente, sólo hay que saber dónde mirar. Por ejemplo, el huevo de pez. Cuando el agua se enfría, pierde un factor hereditario de su naturaleza, y el huevo se hace transparente. “La mayoría de los peces emigran o mueren cuando las aguas del Antártico reducen su temperatura. Pero existen algunos peces que sobreviven, unos gracias al desarrollo de algún elemento anticongelante en su sangre, otros renunciando a sus glóbulos rojos. Hoy podemos estudiar el proceso en estos peces. Utilizamos las moléculas a modo de cronómetro, y así podemos decir cómo o cuándo perdieron sus glóbulos rojos, un par de millones de años atrás.”

Antarktis

Aguas del Antártico, donde se realizan investigaciones biológicas en el genoma de los peces.

Carroll realiza trabajo de campo en plena naturaleza, pero los descubrimientos importantes los realiza en su laboratorio, explorando los factores hereditarios de los animales. Sobre todo, encuentra las huellas de descendencia y selección natural, tal y como ya dijo Darwin. “Casi todos los genes de los glóbulos rojos han perdido toda relación con la especie del pez. Como si se tratara de un texto antiguo, podemos observar el gen que da el color rojo a la sangre, la hemoglobina, pero se encuentra prácticamente ilegible. Durante un tiempo fue un gen de hemoglobina, pero ya no funciona. Es un fósil de partícula de ADN. Nos informa de la trayectoria de este pez que una vez tuvo glóbulos rojos y hemoglobina. Pero no resulta válido para el futuro.”

La clave está en la herencia

Por medio de esta lectura del pasado, se estudia la evolución para el futuro. De esta forma, los científicos pueden investigar incluso el desarrollo del pico de las llamadas "criaturas Darwin". Cada especie contiene la historia de su trayectoria en su legado. Esta proposición es aplicable a todos los animales, plantas, y también a los seres humanos.

DNA Analyse im Labor

Hoy día, la mayoría del trabajo de los biólogos se desarrolla en laboratorios.

“Las huellas de la historia primitiva de la humanidad también se pueden seguir en nuestra herencia”, explica Carroll. “Las enfermedades amenazaron la trayectoria de nuestra vida: causaron la muerte de muchos seres humanos, y con ello, el proceso de selección. La mayor influencia en nuestro legado fue la malaria. La lucha entre los hombres y la malaria ha dejado claras marcas en muchos de nuestros genes.” La ley de descendencia y selección natural puede observarse hoy mejor que nunca gracias a nuevos métodos de investigación genética. Según Sean Carroll, si Darwin siguiera vivo hoy, se sentiría fascinado, y sería también un biólogo molecular.

DW recomienda