1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Líderes árabes defienden ofensiva en Yemen

Los jefes de Estado árabes defendieron la formación de una fuerza militar conjunta, así como la reciente intervención de una coalición árabe contra los rebeldes hutíes en Yemen.

En sus alocuciones durante la cumbre que arrancó en la ciudad egipcia de Sharm al Sheij, los dirigentes de países como Arabia Saudí, Egipto y Kuwait instaron a desplegar "esfuerzos conjuntos" y a actuar rápido ante las amenazas regionales. Entre estas amenazas citaron el terrorismo y la injerencia iraní en algunos países árabes, como el Yemen, donde acusan a Teherán de apoyar al grupo chií de los hutíes.

Para ello, los jefes de Estado árabes defendieron el borrador de resolución aprobado el pasado jueves (26.03.2015) por sus ministros de Exteriores para crear una fuerza militar conjunta, que está previsto que se adopte en esta cumbre. El presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, aseguró que este contingente, propuesto por su país, "no está dirigido contra ningún país y no pretende injerir en los Estados, sino respetar su soberanía y defender los intereses árabes". En su opinión, es "necesario afrontar de forma urgente y equilibrada los desafíos" que atraviesa la región, entre los que citó el terrorismo y las injerencias extranjeras.

Esa idea, que repitieron la mayoría de los mandatarios árabes, fue expresada por el rey Salman de Arabia Saudí, quien afirmó que "la nación árabe hace frente a una mezcla de sectarismo y terrorismo". El monarca se refirió de esta forma a la expansión de los grupos yihadistas, principalmente el Estado Islámico (EI), en algunos países árabes y la supuesta injerencia iraní en otros Estados de la región por medio de su apoyo a las comunidades chiíes. Según el proyecto de resolución, la nueva fuerza "cumplirá las misiones de intervención militar rápida para afrontar los desafíos que puedan amenazar la seguridad y la soberanía de cualquiera de los países miembros".

El ministro sudanés de Exteriores, Ali Kerti, explicó a la prensa que la mayoría de los países árabes apoyan esa iniciativa, aunque matizó que "hay tres que presentaron reservas", del total de 22 Estados miembros de la Liga Árabe. Por ejemplo, el presidente del Parlamento argelino, Abdelqader bin Saleh, quien encabezó la delegación de su país, dijo que aceptan el proyecto pero piden que se someta a más estudios y que respete el concepto de soberanía.

"Aplicación práctica"

Si se apruebe la resolución, los jefes de Estado Mayor de los países que acepten participar en esa iniciativa voluntaria se reunirán en un mes para analizar la creación de la fuerza militar. Para el presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, las actuales operaciones militares en su país son "la aplicación práctica" del proyecto de creación de ese contingente. Hadi, quien abandonó la reunión antes de su clausura y regresó a Riad, donde parece que se va a instalar ante la inseguridad en el Yemen, pidió que continúe la operación militar árabe hasta que los rebeldes hutíes, que ocuparon Saná en septiembre pasado y se expandieron a otras provincias del país, "se rindan".

Sobre este asunto, el rey Salman insistió en el que la ofensiva de la coalición, que dirige Arabia Saudí, en el Yemen continuará "hasta que logre sus objetivos", porque los milicianos hutíes suponen "una amenaza a la seguridad y la estabilidad de la región". La firmeza del discurso de los líderes árabes hacía los hutíes fue acompañada también por llamamientos para que este grupo, que tacharon de golpista, respete la legitimidad en el Yemen y acepte el diálogo con el resto de fuerzas políticas. El emir de Catar, Tamim bin Hamad al Zani, cuyo país participa también en los bombardeos contra los rebeldes chiíes, llamó a todos los grupos yemeníes a retirar sus milicias y continuar el proceso de transición política pacífica en el país.

También el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, instó en su discurso a resolver de forma "pacífica" la crisis en el Yemen, y resaltó que las negociaciones auspiciadas por su organismo son "la única opción" para acabar con el conflicto. Los líderes árabes tienen previsto tratar en la cumbre, que está marcada al igual que las dos últimas por la ausencia de Siria, una decena de asuntos, como la evolución de la crisis en este país, Irak y Libia y los esfuerzos desplegados para la aplicación de la iniciativa árabe de paz.

RML (efe)