1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Líbano tiembla pero no se derrumba

La milicia terrorista del Estado Islámico reconoció la autoría del doble atentado en Líbano. Sin embargo, para Bente Scheller, de la Fundación Heinrich Böll en Beirut, el país seguirá resistiendo.

DW: Señora Scheller, ¿cuán grave fue este atentado?

Scheller: Para nosotros ha sido un auténtico trauma. Ha sido el atentado más grande desde hace años y vino de la nada. Aunque aquí siempre tengamos que contar con sucesos de este tipo, estábamos pasando una fase de calma bastante larga. Todavía nos preguntamos el motivo, pero en cualquier caso, es algo que ha hecho temblar al país.

Tal y como lo presentan los sunitas del EI, ¿se trata de un atentado contra las milicias de Hezbolá del Líbano, los aliados del presidente sirio, Al Assad?

Yo tendría más cuidado a la hora de interpretarlo. El Estado Islámico ha reconocido su autoría, pero no hay un video propio del EI sobre este atentado, algo que me parece poco corriente. Además creo que todas las interpretaciones que apuntan en esa dirección buscan polarizar el país. Por otra parte, el atentado afectó a un barrio donde Hezbolá tiene una presencia fuerte, pero donde también viven palestinos y sirios. Por eso, si querían atacar a Hezbolá, habría otras posibilidades y otros lugares dónde hacerlo para enviar una señal clara contra su compromiso militar con Siria.

Bente Scheller, de la Fundación Heinrich-Böll en Beirut.

Bente Scheller, de la Fundación Heinrich-Böll en Beirut.

¿Qué papel tiene Hezbolá en la guerra civil siria? ¿Qué importancia estratégica tiene?

Para Al Assad es realmente muy importante. Hemos visto que sus milicias y su ejército no tienen capacidad suficiente de atacar. Cada vez están más debilitados y, conforme pasan los años, dependen cada vez más de Hezbolá. Por eso, para Siria es especialmente importante cómo actúa Hezbolá. Pero para el Líbano, la situación es muy distinta. Aquí el compromiso de Hezbolá se vende como una lucha contra el terrorismo. Hezbolá argumenta: luchamos contra el terrorismo fuera de nuestras fronteras para evitar que llegue aquí. Y según este punto de vista, cuando algo así sucede en su propio territorio es especialmente duro.

¿Podría provocar que la guerra de Siria se extienda hasta el Líbano?

Está claro que la situación es muy tensa y arriesgada. Pero los políticos de todos los grupos lo condenaron expresando sus condolencias a las víctimas. Hoy es día de luto nacional y la élite política trata de mostrar unidad frente al terror para mantener la unidad del país y de la población.

¿Es el atentado un intento de desestabilizar al Líbano como Estado?

Creo que todos los atentados de los últimos años van en esa dirección. Está claro que en una situación política tan difícil podría provocar desórdenes, que harían peligrar el frágil equilibrio y generar conflictos por la gran cantidad de sirios que viven aquí. Hay que tener presente que aquí viven dos millones de sirios y cuatro millones de libaneses. Es una situación muy difícil y cualquier atentado es un gran peligro potencial para la paz social.

¿Cuán estable es el Líbano ahora?

Ya han sonado las campanas por el funeral de la estabilidad. Si creemos los informes, el país está al borde del abismo. Sin embargo, yo compararía a este país con un edificio construido en una zona sísmica que tiembla pero es flexible. Hasta ahora, está funcionado con esa construcción, pese a que la presión exterior de la guerra civil sea cada vez más grande.

Si hay más atentados, ¿podría comenzar una nueva ola de refugiados desde los campamentos libaneses hacia Turquía o Europa?

No sé si la tensión llegará a aumentar tanto. Muchos no se marchan porque el Líbano no sea seguro, sino porque la situación de los refugiados aquí es demasiado insegura y no ven perspectivas. Muchos han emprendido camino de vuelta a Siria o hacia Europa. Y eso continuará así. Pero no creo que este atentado provoque una nueva ola de refugiados.

Bente Scheller es directora de la oficina de la Fundación Heinrich-Böll en Beirut, cercana al partido de Los Verdes.

Christoph Hasselbach realizó la entrevista.


DW recomienda