″Lágrimas Negras″, adiós Bebo Valdés | Música | DW | 22.03.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Música

"Lágrimas Negras", adiós Bebo Valdés

El músico cubano Bebo Valdés murió a los 94 años en Suecia, según informaron fuentes de su familia a medios españoles. "Quería que se le recordara bailando", ha dicho Diego "El Cigala".

Bebo Valdés

Bebo Valdés

Lágrimas negras, con Diego el Cigala (2003), fue uno de los discos más exitosos de su carrera.

"Lágrimas negras", con Diego el Cigala (2003), fue uno de los discos más exitosos de su carrera.

La música cubana, el jazz, el latin jazz, están de luto. Se ha ido un grande.

Bebo Valdés abandonó Cuba tras la revolución de 1959 y desde hacía años vivía en la localidad malagueña de Benalmádena, en el sur de España. El pianista, compositor y arreglista sufría Alzheimer y hace dos semanas, ante el agravamiento de su salud, algunos de sus hijos se lo llevaron a Suecia. Allí había vivido durante algo más de cuatro décadas, tras salir de Cuba, y allí es donde sigue viviendo parte de la familia.

Valdés trabajó entre 1948 y 1957 como pianista y arreglista de la orquesta de Armando Romeu en el Club Tropicana, para después formar su propia big band: Sabor de Cuba. A lo largo de su carrera musical trabajó con figuras como Beny Moré, Rolando Laserie y Nat King Cole, entre otros. Se convirtió en una de las figuras más importantes del jazz latino y de la época dorada de la música cubana.

"Quería que se le recordara bailando"

El director español Fernando Trueba lo redescubrió en el año 2000 con su película "Calle 54". A partir de ahí fueron frecuentes las colaboraciones de Bebo con el cineasta. A él le dedicó el director español el documental de animación "Chico & Rita", dirigido junto al diseñador Javier Mariscal y cuya banda sonora es del propio Bebo.

En 2009 grabó con su hijo Chucho Valdés, otro gran pianista, Juntos para siempre.

En 2009 grabó con su hijo Chucho Valdés, otro gran pianista, "Juntos para siempre".

"Lágrimas negras", el disco con Diego "El Cigala" que se publicó en 2003, fue uno de los más exitosos de su carrera, a lo largo de la cual ganó siete premios Grammy, entre otros galardones. "Se ha ido con la calidad de genio que le caracterizaba", dijo "El Cigala" tras conocer la muerte de Bebo. Es una "pérdida irreparable", se lamentó el artista español, que no obstante recordó que el pianista le había pedido que no llorase cuando muriera: "Quería que se le recordara bailando".

En 2009 grabó con su hijo Chucho Valdés, otro pianista grande, "Juntos para siempre", el primer disco completo de ambos en común, que les valió el Grammy Latino al mejor álbum de jazz. Chucho se trasladó hace un tiempo a Benalmádena para cuidar allí de su padre, ante el empeoramiento de su salud.

rml (dpa, diarios)