1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Kuwait hace volver a su embajador en Irán

El pequeño país del Golfo Pérsico sigue los pasos de Arabia Saudí, Bahréin, Sudán y Emiratos Árabes Unidos. Según Kuwait, el asalto a la embajada saudí en Teherán es una “grave violación” de los tratados internacionales.

Saudi-Arabien Golf-Kooperationsrat in Riad

Los líderes del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo reunidos en Riad el 09.12.2015.

El Gobierno de Kuwait ordenó volver a su embajador en Irán, un día después de que Arabia Saudí y Sudán rompieran relaciones diplomáticas con la república islámica, informó hoy (05.01.2016) la agencia de noticias Kuna citando al Ministerio de Exteriores kuwaití.

El paso se produce tras el asalto a la embajada saudí en Teherán, ocurrido en respuesta a la ejecución de un relevante clérigo chiita y otras 46 personas en Arabia Saudí. El asalto a la embajada saudí supone una “grave violación” de los tratados internacionales, afirmó Kuwait.

Antes de ordenar su regreso, las autoridades kuwaitíes llamaron a consultas a su embajador en Teherán en protesta por el asalto a las sedes diplomáticas saudíes en Irán, siguiendo la línea de otros países suníes de Oriente Medio. En un comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores informó de que ha ordenado el regreso de su embajador “a causa de la irrupción de manifestantes en la embajada saudí y la agresión contra su consulado”.

Tras los asaltos del pasado sábado, Arabia Saudí decidió el domingo romper sus relaciones con Irán y dio 48 horas a los diplomáticos de ese país para abandonar el reino.

Países suníes, al unísono

Ayer, Baréin y Sudán dieron el mismo paso y cortaron sus lazos diplomáticos con Irán, al que acusaron de injerir en los asuntos internos de los países de la región.

Por su parte, el Ejecutivo de Emiratos Árabes Unidos (EAU) no tomó una decisión tan drástica, pero anunció que va a disminuir su representación diplomática en el país de mayoría chií al nivel de un encargado de negocios.

Los ataques a las legaciones diplomáticas saudíes en Irán y esta creciente tensión entre chiíes y suníes en la zona se han producido debido a la ejecución, el pasado sábado, del disidente clérigo chií saudí Nimr Baqir al Nimr, a manos de las autoridades saudíes.

Al Nimr fue ejecutado junto a otros 46 condenados acusados de terrorismo, entre los que figuraban suníes radicales y algunos destacados miembros de Al Qaeda, pero también activistas chiíes.

JC (EFE, dpa)



DW recomienda