1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Kurdos festejan liberación de Kobane como “triunfo para la humanidad”

Las fuerzas siguen combatiendo a los remanentes del Estado Islámico en las afueras de la localidad ubicada en la frontera turco-siria.

Más de cuatro meses después de que milicianos del Estado Islámico (EI) iniciaran una ofensiva para tomar la ciudad kurda de Kobane, en la frontera de Siria con Turquía, las fuerzas de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) lograron expulsar a los radicales islamistas, aunque este martes (27.01.2015) seguían los combates en la periferia del enclave, donde los kurdos pudieron recuperar una localidad de los alrededores.

En conversación con la agencia EFE, el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abderrahman, señaló que las unidades sirias retomaron el pueblo de Helinch, situado a unos tres kilómetros al sureste de Kobane. Se trata de un sector estratégico para los extremistas, pues por ahí pasa una de sus líneas de suministros.

Mientras, prosiguen los combates al sureste y suroeste de Kobane, ubicada en el norte de la provincia septentrional siria de Alepo. Kobane se convirtió en un símbolo de la resistencia kurda al EI, e incluso fuerzas peshmerga enviadas desde el Kurdistán iraquí llegaron a la región para apoyar la resistencia. Las YPG calificaron como una “victoria para la Siria democrática y para la humanidad” el triunfo sobre los radicales.

Intervención policial

Mientras eso ocurría en el frente de combate, los refugiados kurdos que habían huido de Kobane y que se encuentran en Turquía, celebraron la victoria sobre los yihadistas. Más de 150 personas se congregaron en la frontera turco-siria llevando banderas y alabando la labor de los defensores de la ciudad. Celebraciones parecidas se repitieron en otras ciudades turcas, así como en el norte de Irak. El presidente de los kurdos iraquíes, Massud Barsani, felicitó a la gente del Kurdistán por la victoria “sobre el horror de los terroristas”.

En Turquía miles de kurdos salieron a las calles en la ciudad de Diyarbakir, en el sur del país y algunas decenas en el centro de Estambul, donde cantaron y bailaron. Poco después, la policía intervino para dispersar a los manifestantes, lanzando gases lacrimógenos y disparando balas de goma. En otras provincias, sobre todo en el sureste kurdo de Turquía, las celebraciones se prolongaron con fuegos artificiales y bailes, sin que hubiera intervenciones de las fuerzas de seguridad.

DZC (dpa, EFE)