1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Kosovo elige nuevo Parlamento entre corrupción e irregularidades

Según la comisión electoral, este 8 de junio casi 1,8 millones de ciudadanos están llamados a votar, pero la cifra no corresponde con el total de la población de Kosovo. Analistas creen que las listas están manipuladas.

Observadores de los comicios envíados por la UE a Kosovo.

Observadores de los comicios envíados por la UE a Kosovo.

Poco antes de las elecciones, la minoría serbia, que constituye menos del 10 por ciento de la población en Kosovo y que no reconoce la independencia autoproclamada hace ocho años por la exprovincia serbia, anunció su boicot a la cita electoral. Originalmente, lo hizo por el escudo de armas de Kosovo impreso en las papeletas. Pero ahora el gobierno de Belgrado ha presionado a los ciudadanos serbios de Kosovo para que cambien de opinión: el responsable de asuntos kosovares en el gobierno de Belgrado, Marko Djuric, recomendó a sus ciudadanos que simplemente tachen el escudo impreso en las papeletas incluso con el riesgo de que sean invalidados los votos.

Kosovo es considerado uno de los países más corruptos de la región. Pese a que el jefe de gobierno Hashim Thaci no ha logrado reactivar la economía en los seis años que lleva en el poder, el hombre de 46 años sigue siendo el político más popular. Tampoco la mayor operación exterior de la Unión Europea, la misión EULEX, ha contribuido mucho a levantar una administración estatal capaz de funcionar en el país. Pero la corrupción, los escándalos y supuestas conexiones con la mafia no afectan sólo al partido PDK de Thaci, sino también a la segunda fuerza política del país, la opositora LDK encabezada por Isa Mustafa. Diez miembros del partido de la administración local de la capital Pristina fueron detenidos recientemente por acusaciones de corrupción.

Kosovo, uno de los países más corruptos

En las pasadas elecciones de 2010 el 45 por ciento de las urnas electorales fueran manipuladas, como calcula el analista Naim Rashiti. Poco sorprende también que pese a la presión internacional, los dos principales partidos hayan evitado realizar una reforma de la ley electoral y es un secreto a voces que los partidos suelen depender de unos pocos oligarcas que mediante la compra de votos y manipulación de las listas electorales tienen más influencia en los resultados electorales que los propios ciudadanos.

La mayoría de las encuestas dan la victoria al PDK de Thaci con en torno al 31 por ciento de los votos, seguido del opositor LDK con un 25 por ciento. El nacionalista Vetevendosye (Autodeterminación), que se hizo con la capital Pristina en las elecciones municipales del año pasado, podría obtener el 15 por ciento de los votos.

El PDK aspira a una gran coalición con el LDK, que sin embargo éste rechaza, al preferir una alianza con los nacionalistas y el opositor AAK del ex líder rebelde y jefe de gobierno Rasmush Haradinaj para formar gobierno.

Para la minoría serbia, la Constitución contempla reservar 10 de los 120 escaños en el Parlamento, por lo que podrían tener un papel decisivo en la formación del gobierno.

JOV (dpa, afp)