1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Klopp dio las gracias y dijo adiós

El último partido de Jürgen Klopp en Dortmund fue una fiesta. El entrenador alemán se despidió de la afición del equipo que dirigió durante siete años dando las gracias por el “fantástico tiempo que pasamos juntos”.

Desde mucho antes de empezar el partido contra el Bremen, el último de Jürgen Klopp en Dortmund, los más de 80.000 aficionados que asistieron al estadio Signal Iduna Park ya estaban coreando a todo pulmón el nombre del entrenador que les dio dos títulos de la Bundesliga (2011, 2012), un trofeo de la Copa Alemana (2012), dos Supercopas (2013, 2014), y una final de la Champions League (2013). La famosa tribuna sur de las barras bravas del Dortmund, conocida mundialmente como el “Muro Amarillo”, organizó varias coreografías para expresar su cariño al entrenador. En la última de ellas, expuesta cuando el equipo saltó a la cancha, se leía un mensaje simple, pero muy cargado de emociones: “Gracias Jürgen”.

Al terminar el juego, que ganó el Dortmund por marcador de 3-2, Klopp dio la vuelta olímpica en el estadio y, con mucha paciencia y luchando por contener las lágrimas, saludó a cada una de las tribunas que de pie aplaudían al entrenador que más tiempo ha estado al frente del equipo y que más victorias celebró con ellos: 134 en 239 partidos. “Vivimos siete años juntos en este estadio, que fue también mi casa, y solo puedo darles las gracias por un tiempo fantástico. Disfruté cada segundo que pasé con ustedes y eso es lo que me llevo en el corazón. ¡Muchas gracias!”, dijo Jürgen Klopp a la afición a través de un mensaje trasmitido a través de las pantallas gigantes del Signal Iduna Park.

El entrenador contó después que prefirió no hablar en vivo a los aficionados, porque “seguramente no hubiera podido contener el llanto, al fin y al cabo solo soy un ser humano, y los grandiosos momentos que viví en Dortmund despiertan muchas emociones en mí”. Dortmund celebró la partida del entrenador como si hubiera obtenido un gran triunfo internacional. La despedida, aunque fue muy sentimental, no fue triste. Por el contrario, Klopp y el Dortmund se dijeron adiós reflejando la felicidad que les produjo trabajar juntos.

"Una cerveza, por favor"

“Escribimos una de las historias más bonitas del fútbol moderno, pero llegó la hora de empezar una nueva sin mí”, contó Klopp, quien le pidió a los hinchas del Dortmund no apresurarse a considerar la despedida como definitiva. “Si todo sale como queremos, vamos a volver a vernos el próximo domingo 31 de mayo para celebrar un último triunfo”. Klopp se refería a la posibilidad de conquistar la Copa Alemana con el Dortmund el próximo sábado 30 de mayo en el estadio Olímpico de Berlín, donde enfrentará al subcampeón de la Bundesliga, el Wolfsburgo.

Sobre su futuro Jürgen Klopp prefirió guardar silencio, aunque se atrevió a darle un consejo a la afición del Dortmund para enfrentar el futuro sin él: “Por favor, no comparen lo que hemos vivido con lo que están por vivir. Esto es muy bonito, así debe quedarse como recuerdo en sus memorias”. Además, Klopp se tomó con humor los rumores acerca de la posibilidad de convertirse en el próximo entrenador del Real Madrid. “Todo lo que sé decir en español es: `Una cerveza por favor”.