1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Kiev debe actuar, piden Berlín y París

A pesar de la crisis de gobierno en Kiev, Alemania y Francia apuestan por el curso pro-europeo de Ucrania. Esto seguiría siendo fiel al "espíritu de Maidán".

La crisis en Kiev se agrava y el llamado es urgente: el gobierno de Ucrania debe continuar con la modernización del Estado, no importa cuán "difícil y doloroso," que pueda ser, escribieron juntos el ministro de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, y su homólogo francés, Jean-Marc Ayrault, en un artículo de opinión en el Frankfurter Allgemeine Zeitung, publicado este lunes. Más de una vez la historia de Ucrania ha sido trágica. Los ministros de Asuntos Exteriores desean que, esta vez, "tenga un final feliz".

Pero muchos lo dudan: el primer ministro de Ucrania, Arseniy Yatsenyuk sobrevivió la semana pasada una moción de confianza apoyada por el mismo presidente Petro Poroshenko, pero perdió su mayoría en el Parlamento. Ahora Ucrania tendría que organizar nuevas elecciones, en medio de la debilidad ocasionada por la guerra contra los separatistas prorusos.

Los principales puntos de discordia en Kiev son la lucha contra la corrupción y las reformas económicas que piden sus socios occidentales y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Corrupción y el lento proceso de reforma

El FMI le concedió a Ucrania en 2015 un paquete financiero por un monto de $ 17.500 millones de dólares, pagaderos a lo largo de cuatro años, del que ya le ha girado a Kiev 6.700 millones. La cantidad prevista para octubre ha sido retenida por el FMI debido a que las reformas no avanzan.

La economía de Ucrania, dicen los dos ministros de Asuntos Exteriores, "ha sufrido una caída de proporciones desconocidas". Algunos “se han enriquecido y están utilizando este poder descaradamente para influir en la política”, agregan. Es más: la cohesión social se ve amenazada por graves acusaciones de corrupción generalizada.

Steinmeier y Ayrault visitan Ucrania este lunes y martes y han instado a Kiev a impulsar con urgencia las reformas. "El regreso al camino de las reformas debe ser encontrado en Kiev", dijo Steinmeier en Berlín antes de su salida. El socialdemócrata alemán critica, entre otras cosas, el "considerable retraso" en el trabajo sobre una nueva Constitución y una nueva ley electoral. Al mismo tiempo, instó a Ucrania a aplicar plenamente los acuerdos de paz de Minsk en el Este del país.

¿Fieles al espíritu de Maidán?

La visita conjunta, según Ayrault, es la búsqueda de soluciones para una de las peores crisis que ha enfrentado la Unión Europea en su vecindario. En Kiev se reunirán, entre otros, con el presidente Poroshenko, el primer ministro Yatsenyuk y exprimera ministra Yulia Tymoshenko.

Alemania y Francia cooperan con Ucrania y Rusia en el llamado formato de Normandía en la aplicación del acuerdo de Minsk. La próxima reunión de los ministros de Exteriores de los cuatro países se realizará en París el 3 de marzo.

Queda por verse si la crisis de gobierno en Kiev se ha resuelto hasta esa fecha. Solucionar los problemas rápida y consecuentemente significa seguir fiel al reclamo de cientos de miles de ucranianos en la Plaza de Maidan, en donde muchos murieron pidiendo democracia.

DW recomienda