1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Kerry en La Habana: "La diplomacia como alternativa a la Guerra Fría"

¿Qué significa la visita de John Kerry a La Habana? DW le preguntó a María Isabel Alfonso, codirectora de Cuban Americans for Engagement (CAFE), un grupo que promueve la normalización de relaciones entre Cuba y EE.UU.

María Isabel Alfonso, codirectora de Cuban Americans for Engagement (CAFE).

María Isabel Alfonso, codirectora de Cuban Americans for Engagement (CAFE).

DW: ¿Qué significa para usted la presencia del Secretario de Estado norteamericano, John Kerry, este viernes 14 de agosto en La Habana, el ciclo que simbólicamente se cierra, pero sobre todo el que se abre con ella?

María Isabel Alfonso: Me satisface mucho la visita de Kerry a La Habana, así como las aperturas de las embajadas cubana y norteamericana, pues he sido parte de un grupo de cubanos que apostamos por el camino de la diplomacia y el entendimiento como alternativa a la dinámica de guerra fría que ha marcado la relación entre ambas naciones. Junto a mis compañeros de Cuban Americans for Engagement (CAFE), me siento orgullosa de haber contribuido a la conformación de una nueva dinámica de “engagement” (“compromiso”) e intercambio. Este fue el mensaje que llevamos al Departamento de Estado en nuestros consecutivos viajes a Washington a partir de 2012. La palabra “engagement” es ahora parte del lenguaje de la administración, y nos alegra que así sea, pues un cambio de lenguaje implica un cambio de actitud.

DW recomienda

"Un entendimiento más objetivo de la realidad cubana"

La visita del Secretario de Estado Kerry a La Habana es de una gran fuerza simbólica, pues al ser la primera de este tipo, sella el desmontaje de las estructuras de hostilidad que han caracterizado la relación entre los dos países. En lo adelante, el principal muro que le corresponde desmantelar a su gobierno es el del embargo/bloqueo a Cuba. Este es un esfuerzo a lograr a largo plazo, aunque el Presidente Obama puede, en el tiempo que le queda en la administración, allanar el camino para ello.

La apertura de una embajada norteamericana en Cuba también posibilitará al gobierno norteamericano tener un entendimiento más objetivo de la realidad cubana. Al conversar con los cubanos de toda la isla, los diplomáticos estadounidenses verán que la sociedad civil cubana no está conformada sólo por la oposición que apoya el bloqueo, sino por múltiples voces que, independientemente de su afinidad o no con el gobierno cubano, coinciden en un punto importante: un sentimiento profundamente nacionalista y de respeto a la soberanía.

"Una relación más fluida" entre gobierno, pueblo y diáspora

En Cuba, el restablecimiento de los lazos diplomáticos debe impulsar una relación más fluida entre el gobierno cubano y la diáspora, y con la población cubana en la isla, en la atención a temas sensibles como el del precio abusivo de los pasaportes (el pasaporte cubano es uno de los más caros del mundo), y la importancia del acceso de los cubanos al Internet. Estos son temas que quizás pueden abordarse con mayor inmediatez.

Retos de una mayor envergadura para el gobierno de la isla serán cómo lidiar con el tema de las desigualdades sociales/raciales, generadas a partir de la entrada de Cuba en una dinámica de economía global que, aunque regulada, favorece de manera irregular a unos y otros sectores de la población. En este sentido, la apertura de las embajadas es importante, pues puede conectar con EE.UU a sectores que hasta ahora han sido relegados en la lógica de las remesas, como los afrocubanos y los provenientes de determinadas provincias con menor representación en la emigración (la emigración de Miami es mayoritariamente blanca, urbana y proveniente por lo general del occidente del país.). Ojalá la embajada tenga una postura de flexibilidad para favorecer el empoderamiento de estos sectores, sin una postura intervencionista ni paternalista, sino de colaboración respetuosa.

Además de miembro fundadora de la directiva de CAFE, la activista cubano-estadounidense María Isabel Alfonso es profesora de lenguas modernas del St. Joseph's College de Nueva York y asistió como invitada a la ceremonia de apertura de la Embajada Cubana en Washington, el pasado 20 de julio.