1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Kerry afirma que habrá que negociar con Al Assad

La amenaza creciente de la milicia terrorista Estado Islámico provoca el cambio en la estrategia de Washington hacia el presidente sirio cuando se cumplen cuatro años de guerra civil.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, declaró que Washington está dispuesto a emprender conversaciones con el presidente sirio, Bashar al Assad, para poner fin al conflicto civil que vive el país árabe. En una entrevista emitida hoy por el canal CBS News, Kerry afirmó que Estados Unidos y otras naciones están analizando posibles vías para negociar con Al Assad una transición política en Siria.

DW recomienda

"Estamos trabajando muy duro con otras partes interesadas para ver si podemos reactivar (los esfuerzos por) un resultado diplomático", dijo Kerry en la localidad egipcia de Sharm el Sheij, donde participaba en una conferencia para inversores de la que partió hacia Suiza para continuar las negociaciones nucleares con Irán. Según añadió, hay un amplio acuerdo en que "no habrá solución militar" en Siria. Sólo se contempla "una solución política".

Retomar las negociaciones de Ginebra

El máximo representante de la diplomacia estadounidense añadió que se deben buscar maneras para presionar a Al Assad para que se avenga a negociar. La postura de la administración Obama parece haberse flexibilizado debido a la creciente amenaza común de la milicia terrorista Estado Islámico.

"Al final vamos a tener que negociar", dijo Kerry. "Siempre hemos estado dispuestos a negociar en el contexto del proceso de Ginebra", en referencia al intento negociador llevado a cabo en la ciudad suiza en 2012. Las conversaciones se bloquearon tras la segunda ronda de reuniones. Kerry afirmó que hay otros países, a los que no citó, tratando también de retomar aquellas negociaciones.

La guerra civil en Siria cumple cuatro años este fin de semana y, según Naciones Unidas, ha costado la muerte de más de doscientas mil personas y ha desplazado a casi la mitad de la población del país.

LGC (EFE / Reuters)