Karstadt cerrará seis tiendas en toda Alemania | Economía alemana | DW | 23.10.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía alemana

Karstadt cerrará seis tiendas en toda Alemania

La conocida cadena de almacenes enfrenta una grave crisis que obligó a su junta directiva a tomar la decisión, que podría dejar a 2.000 personas sin empleo.

Karstadt forma parte de la historia de Alemania. Desde 1881, la enorme cadena ha vestido y llenado de electrodomésticos, dulces, juguetes y artículos de toda clase los hogares germanos. Desde hace varios años enfrenta una dura crisis que ha desembocado en sucesivos cambios de jefaturas. La madrugada de este viernes (24.10.2014), la junta directiva ha tomado la decisión de enfrentar la difícil situación con medidas de choque.

Luego de terminar el encuentro, se informó que las sucursales de Hamburgo Billstedt y Stuttgart cerrarán a fines de junio de 2015, misma fecha en que tiendas más pequeñas dirigidas al público joven bajarán sus cortinas en Göttingen y Colonia. Otras oficinas de otros giros comerciales de la compañía correrán la misma suerte en Frankfurt del Oder a fines de abril de 2015 y a fines de junio en Paderborn.

El encuentro de la directiva, realizado en Essen, también determinó que el nuevo CEO de la firma sea Stephan Fanderl, quien advirtió que el concepto de saneamiento de las finanzas de Karstadt exigirá mucho a sus trabajadores. Fanderl dijo que los cierres anunciados eran “decisiones muy dolorosas” que se tomaban por un bien superior, como es la subsistencia de la histórica cadena de tiendas.

Día amargo

El sindicato Verdi calificó la jornada como un “día amargo” y acusó que serán los trabajadores quienes paguen las consecuencias por gestiones mal realizadas por ejecutivos en el pasado. Se estima que unas dos mil personas perderán sus puestos de trabajo por las medidas de choque adoptadas este viernes, las que buscan llevar a la compañía a aguas más tranquilas, según Fanderl.

Los números rojos que aquejan a la firma han forzado a sus nuevos directivos, que cuentan con la confianza del mayor inversionista de la marca, la sociedad de inversionistas inmobiliarios austríaca Benko, a proyectar nuevos cambios que ponen un enorme signo de interrogación sobre el futuro de al menos 20 filiales. Asimismo, los ejecutivos han señalado que necesitan reestructurar la fuerza laboral, lo que pone en riesgo al menos 3.400 puestos de trabajo en el futuro.

DZC (AFP, Reuters, dpa)