Juicio a Ríos Montt: ¿dudas sobre el genocidio? | América Latina | DW | 20.03.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Juicio a Ríos Montt: ¿dudas sobre el genocidio?

El Ombudsman de Guatemala se reservó la opinión sobre si hubo o no genocidio en el país, delito por el que se juzga al ex dictador Ríos Montt y consideró injusto que sólo se responsabilice a los militares.

"Es una realidad que no se puede obviar: la guerra dio como resultado muerte, violaciones, masacres, abusos, incluso están documentadas. Pero, es importante decirlo: hubo responsabilidad del Ejército pero también de la guerrilla; ingrato e injusto es decir ahora que sólo hubo un bando de culpables", señaló Jorge de León, Procurador de los Derechos Humanos (PDH) de Guatemala, quien señaló además que es importante esclarecer si la represión puede calificarse como genocidio, “algo que corresponde a los tribunales”.

Añadió que el PDH "con la seriedad y responsabilidad que el caso amerita, hace ese llamado para que tampoco se polarice" el tema. Aseguró que la sociedad guatemalteca, "especialmente los jóvenes dicen (se preguntan) por qué sólo se acusa a uno de los bandos. Aquí hubo responsabilidad de los dos bandos", insistió. Las declaraciones del ombudsman se dieron en el marco de un ambiente encontrado por distintas reacciones que el juicio por genocidio contra el ex dictador Ríos Montt y su ex jefe de inteligencia militar, el también ex general José Mauricio Rodríguez, ha generado.

Mientras grupos humanitarios y representantes indígenas como la premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, afirman que sí hubo genocidio contra el pueblo maya y confían en un fallo condenatorio contra los acusados en el "histórico" juicio, otros sectores influyentes afirman lo contrario. El presidente de Guatemala, Otto Pérez, un general retirado y a quien días antes un tribunal desligó de un caso de ejecución extrajudicial contra un guerrillero ocurrido en 1992, afirmó el martes que "no hubo genocidio en Guatemala", refiriendo haber leído e investigado el tema.

Entre otras, también se conocieron las opiniones del presidente de la cúpula empresarial guatemalteca, Andrés Castillo, quien compartió el criterio del mandatario.

El informe

En 1999, tras la firma de la paz en 1996, la Comisión para el Esclarecimiento Histórico (CEH) de la ONU presentó el informe "Memoria del Silencio" documentando las atrocidades de guerra en Guatemala y atribuyó al Ejército y a otras fuerzas paramilitares la mayoría de violaciones a los derechos humanos. En una de las conclusiones estadísticas del informe: "Los responsables", la CEH concluye: "El Ejército de Guatemala fue responsable del 85 por ciento de las violaciones registradas por la CEH. Le siguen, en orden de frecuencia, las Patrullas de Autodefensa Civil (18 por ciento), los Comisionados militares (11 por ciento), otras fuerzas de seguridad del Estado (4 por ciento) y las organizaciones guerrilleras (3 por ciento).

En otra de estas conclusiones se destaca que "el 83,3 por ciento de las víctimas de violaciones de derechos humanos y hechos de violencia registrados por la CEH pertenecían a alguna etnia maya". El informe también precisa que "32 por ciento de las víctimas registradas fueron K'iche, seguidos por los Q'eqchi' (13 por ciento), los Ixil (11 por ciento), los Kaqchikel (10 por ciento) y los Mam con el 11 por ciento". De estos, el 18 por ciento eran niños.

Asimismo, señaló que "el 81 por ciento de las violaciones registradas por la CEH, vinculadas con un enfrentamiento armado que duró cerca de 36 años, se produjeron en un periodo de tres años, entre 1981 y 1983". De acuerdo con el informe, durante el conflicto armado guatemalteco hubo 669 matanzas con más de 200.000 muertos y 45.000 desaparecidos.

Ríos Montt y Rodríguez son acusados como autores intelectuales del asesinato de 1.771 indígenas de la etnia Ixil, entre hombres, mujeres y niños, en al menos 15 matanzas que ejecutó el ejército entre 1982 y 1983, cuando Ríos ejerció la jefatura de Estado de facto, en la zona norte del empobrecido departamento de Quiché.

rml (dpa, diarios)