1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Juez que debía procesar a Mubarak abandona el caso

Mustafa Hassan dijo que se sentía “incómodo”, así que dejó todo en manos del Tribunal de Apelaciones. Esto posterga el proceso contra el exmandatario egipcio.

La primera vez que Hosni Mubarak fue juzgado, en 2012, fue condenado a cadena perpetua. Pero esa decisión fue anulada por errores procesales, por lo que el juicio debía repetirse. Y eso iba a suceder este sábado (13.04.2013), cuando el juez Mustafa Hassan entró a la sala para hacerse cargo del caso. Pero Hassan tenía preparada una sorpresa.

Ante la mirada incrédula de los presentes, Hassan anunció que abandonaba el caso por iniciativa propia, pues se sentía “incómodo” y no se considera en situación de dirigir el proceso. Por lo mismo, todo pasó a manos del Tribunal de Apelaciones, que deberá designar un nuevo magistrado. Hassan era cuestionado por los familiares de las víctimas, que lo acusaban de parcial.

Esto, porque el juez dirigió un juicio que terminó el año pasado con las controvertidas absoluciones de 24 exfuncionarios del régimen. El proceso se refería a los sucesos del 2 y 3 de febrero de 2011, cuando los seguidores de Mubarak enviaron hombres a caballo y en camellos a la plaza Tahrir, donde atacaron con cuchillos y palos a los manifestantes.

Tranquilo y sonriente

A Mubarak, derrocado durante la Primavera Árabe de 2011, le se acusa de haber dado la orden de disparar contra quienes protestaban, acción que provocó la muerte de 846 manifestantes, en unas protestas que dejaron además unos 6.000 heridos tras la represión policial y que terminó con el derrocamiento de su régimen de más de 30 años.

El exmandatario, de 84 años, compareció en camilla ante el tribunal, donde fue trasladado en helicóptero. Se veía con mejor aspecto que en su última aparición, en junio de 2012, cuando fue sentenciado. La televisión lo mostró saludando con la mano y sonriendo, al tiempo que conversaba con sus hijos, acusados de corrupción.

"Pedimos la sentencia más dura para Mubarak por los crueles crímenes que cometió contra los manifestantes, pero estamos contentos con la decisión del juez de abandonar porque estábamos preocupados por su fallo (sobre) el caso de ataques en camellos", dijo Mohamed Abdel Wahab, abogado de las víctimas.

DZC (dpa, Reuters)

DW recomienda