1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Así es Alemania

Juego de naipes con Hitler extraña en Alemania

Una editorial de Berlín sacó un juego de naipes con 32 dirigentes dictatoriales, incluido Adolf Hitler. Los creadores quisieron ironizar, pero han despertado extrañeza. Entre los 32 se cuenta también el Che Guevara.

default

Hitler en un juego de cartas: muchos piensan que es de mal gusto.

El juego, llamado Das Fuehrer Quartett, está basado en un popular juego infantil con naipes, llamado Quartett, con una diferencia. En el juego tradicional, los motivos en las barajas son flores, animales o automóviles, que los jugadores tratan de obtener de sus adversarios. En esta nueva versión, los 32 naipes incluyen fotos e información de notorios tiranos, tales como Stalin, Franco y Hitler. Los editores no hesitaron tampoco en incluir al Che Guevara.

"No tuvimos realmente una idea política al desarrollar el juego", dice Volker Oppmann, de Onkel & Onkel, la editorial berlinesa. "Pero quisimos quitarle el poder que aún tienen algunas de esas figuras. Si uno puede reírse de ellos, se les teme menos."

Das Führer-Quartett Verlag Onkel & Onkel Spielkarten

También el Che figura entre los "Fuehrer".

En cada naipe está retratado un dictador, el país que gobernó, su trasfondo educativo y vocacional y cuánto tiempo estuvo en el poder, entre otros datos. Los naipes también contienen informaciones menos conocidas, dice Oppmann, de 33 años.

Por ejemplo, el naipe con Stalin explica que en la escuela fue descubierto varias veces con lecturas prohibidas y expulsado. En el naipe de Nicolae Ceausescu se lee que éste tenía debilidad por Vlad Draculae, en el que aparentemente se inspiró Bram Stoker para crear su figura "Drácula".

Ironía y juegos de palabras

Los textos en los naipes están escritos irónicamente y los autores recurren a juegos de palabras cuando presentan información adicional sobre las figuras. En el caso de Augusto Pinochet, en el naipe se lee que destruyó un sistema democrático con ayuda de los EE. UU., pero "construyó otro más tarde que a su vez lo derrocó" y comenta "¡Algo estúpido!" "Creo que logramos hallar la mezcla correcta de seriedad e ironía", dice Oppmann.

El público parece apreciar la ironía del juego, que se vende muy bien. De la primera edición de 2.000 juegos se han vendido ya la mitad y está planeada una segunda edición.

Pero no todos los alemanes piensan que presentar por ejemplo criminales de guerra en forma irónica y risible sea una buena idea..

¿De mal gusto e inapropiado?

Ehrhart Körting, un senador de Berlín de 66 años, calificó al juego de "de mal gusto". El historiador Arnulf Baring dice que relativiza la enormidad de crímenes cometidos por los retratados.

"Cuanto más atrás en la historia queda el Tercer Reich, más extrañas son las formas de analizarlo", dijo Baring al diario "Bild".

Oppmann rechaza las críticas, destacando que cuando el juego fue lanzado en la Feria del Libro de Leipzig de este año, empleados de la Bundeszentrale für Politische Bildung, una institución oficial de educación cívica, lo hallaron divertido y encargaron cinco.

"Si esa gente puede reírse del juego, no me preocupo", agregó.

Sus editores destacan además que el objetivo de Das Fuehrer Quartett, a diferencia del Quartett tradicional, no es coleccionar tantos naipes de dictadores como se pueda. En esta versión, el ganador es el primero en deshacerse de todos los naipes.

DW recomienda