1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Judíos franceses: ¿emigrar o quedarse?

Tras el atentado de París, crece el sentimiento de inseguridad entre los judíos franceses. Desde hace años, el antisemitismo aumenta, al igual que el número de emigrantes.

Soy judío de Francia, reza la pancarta.

"Soy judío de Francia", reza la pancarta.

La sinagoga en el barrio parisino de Marais se llenó este lunes (12.01.2015). El ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, la visitó para expresarles su apoyo a los judíos después del atentado contra un supermercado de comida kosher y la revista Charlie Hebdo. Asimismo, intentó darles esperanza a los judíos que cada vez se sienten más inseguros. “Como judío, el miedo siempre está presente. En el año 2015, no puedo usar mi kipá cuándo y dónde yo quiera. Mi libertad religiosa está restringida”, dijo David Boukobza a Deutsche Welle, tras el encuentro con el ministro del Interior galo.

Cukiermann: Nos encontramos en una guerra.

Cukiermann: Nos encontramos en una guerra.

“Somos un blanco especial”

Según estadísticas del Congreso Judío Europeo, desde hace años el número de ataques y atentados antisemitas en Francia va en aumento. Desde principios del nuevo milenio, este número se ha septuplicado. “Los judíos sabemos que somos un blanco especial. El gobierno no puede evitar este tipo de ataques cuando son perpetrados por terroristas aislados. En realidad no es posible defendernos”, señala David Boukobza.

Tras participar en la marcha de solidaridad, el presidente del Consejo de Instituciones Judías en Francia, Roger Cukiermann, dijo que se encontraban en “una situación de guerra”. Desde hace tiempo, las asociaciones judías en Francia demandan una mejor protección por parte del Estado, que se combata más decididamente el antisemitismo, así como una mejor educación sobre todo para jóvenes musulmanes.

Aumenta emigración

Ya en diciembre de 2014, Roger Cukiermann había advertido de un agravamiento de la situación. “La palabra ‘judío' se usa como insulto en las escuelas francesas. Esto es terrible”, dijo en una entrevista con la emisora BTMTV. Si bien la mayoría de los cinco millones de musulmanes que viven en Francia son pacíficos, sociólogos franceses han detectado una especie de islam militante popular, que atrae sobre todo a hombres jóvenes. No es casualidad que la mayoría de los jóvenes radicalizados que viajan de Europa a Siria para unirse al grupo terrorista autodenominado Estado Islámico vengan de Francia.

Alrededor de medio millón de judíos viven en este país. En 2014, unos 7.000 emigraron a Israel. Según la Agencia Judía de Israel, este número se duplicó en comparación con 2013. Este año, incluso se espera que unos 10.000 judíos franceses emigren a ese país. En esta estadística no figuran aquellos que se mudan a Estados Unidos o Canadá. Sin embargo, no todos los judíos abandonan su patria a causa del antisemitismo, también la crisis económica juega un papel.

“Soñamos y pensamos en francés”

“Los judíos que quieran emigrar a Israel serán recibidos con los brazos abiertos”, aseguró el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en su visita a la gran sinagoga de París. Al rabino superior de Francia no le ha gusta del todo este mensaje. “Contribuimos a construir este país, y seguiremos construyéndolo. Soñamos y pensamos en francés. Necesitamos palabras de esperanza. Quiero decirle a los judíos en Francia que también aquí se puede vivir en felicidad”, dijo el rabino este domingo a periodistas.

Por su parte, el gobierno francés pretende restringir el creciente debate sobre si emigrar o quedarse, por lo que ha puesto en marcha nuevas leyes antiterroristas. Francia sin judíos no sería la Francia que conocemos y queremos, señaló el primer ministro francés, Manuel Valls, en respuesta a la oferta de Netanyahu.