1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Joven activista laico asesinado por islamistas en Bangladés

Nazimuddin Samad, un estudiante universitario de Derecho de unos 25 años, fue atacado en la noche del miércoles por entre cuatro y cinco agresores en el casco antiguo de Dacca.

Un activista laico y crítico con el fundamentalismo religioso fue asesinado hoy (07.04.2016) en Bangladés, tras ser atacado con machetazos y disparos. Los ataques fueron presuntamente llevados a cabo por extremistas islámicos, aunque la Policía no descarta otras hipótesis. Así lo explicó el subcomisario de la Policía de la zona, Nurul Islam: "Todo sucedió en menos de un minuto en una callejuela. Los atacantes, barbados y con largas vestimentas según testigos, le asestaron machetazos con 'chapatis' (cuchillos tradicionales bengalíes). Mientras intentaba escapar hacia la carretera, abrieron fuego contra él. Después huyeron del lugar", dijo la fuente.

Según Islam, Samad llevaba apenas dos meses viviendo en Dacca, donde estaba cursando un máster, y era oriundo de la ciudad septentrional de Sylhet, donde, según activistas, formaba parte del movimiento secular Gonojagoron Moncho, cuyos miembros han sufrido varios ataques de islamistas en los últimos tiempos. "Samad era activo en nuestro grupo en Sylhet y era crítico con el integrismo islámico a través de las redes sociales, pero no escribía en ninguna bitácora digital conocida", dijo a la agencia de noticias Efe el líder de Gonojagoron Moncho, Imran H. Sarker.

Apoyo al laicismo

En su cuenta de Facebook, que en las últimas horas se ha llenado de muestras de apoyo, la víctima había escrito no tener religión, no ser "ni musulmán, ni hindú, ni cristiano", "solo un ser humano que sobrevivió por la selección de la naturaleza", y también se había declarado simpatizante de la gobernante y secular Liga Awami. En 2015, cinco pensadores seculares críticos con el fundamentalismo islámico fueron asesinados en Bangladés, incluido el reconocido escritor Avijit Roy. La Policía ha atribuido esas acciones al grupo extremista local Anasarullah Bangla Team (ABT) y ha efectuado algunos arrestos, aunque los activistas denuncian falta de justicia y una situación de inseguridad que ha llevado a blogueros y pensadores a limitar movimientos o exiliarse en el extranjero.

A los atentados contra el colectivo laico se sumaron el año pasado varios ataques contra ciudadanos extranjeros y representantes de minorías religiosas que han continuado a principios de 2016 y que a menudo han sido reivindicados por el grupo Estado Islámico, pese a que las autoridades los atribuyen a una organización autóctona.

MS (efe/dpa/rtre)

DW recomienda