Jordi Pujol: “El referéndum es el único camino” | Europa al día | DW | 22.05.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Jordi Pujol: “El referéndum es el único camino”

El histórico dirigente catalán habla a DW sobre su visión de la independencia de Cataluña y el porqué del cambio de rumbo respecto a España.

Deutsche Welle: Sr. Pujol, usted fue una de las figuras más importantes de la política española y catalana. Ahora, Cataluña está en un periodo políticamente complicado. ¿Qué es para usted Cataluña?

Jordi Pujol: Cataluña es un pueblo, un país con personalidad propia que viene dada por la lengua catalana originaria. Todo el mundo habla castellano pero hay una lengua y una cultura que definen Cataluña como un ente propio. Tiene conciencia de ello, tenemos memoria histórica y queremos seguir siendo así. Durante la historia fue incorporada a España y España hizo un esfuerzo de asimilación, pero Cataluña se resistió.

Después de la época de Franco que fue especialmente dura, Cataluña resistió porque es un país potente y porque siempre tuvo una vocación de acción económica que le ha permitido mantener su situación y al final del franquismo había una idea de que con la democracia, la incorporación a Europa y el progreso social y económico permitiría un entendimiento más ecuánime dentro de España. Yo siempre he sido nacionalista catalán, pero hasta hace poco pensaba que sería bueno desarrollarse como nación dentro de España, respetándonos y colaborando… y así pareció que iba a ser hasta el año 2.000. Luego esto se torció, tanto así que el sentimiento nacionalista catalán que pretendía manifestarse políticamente ha hecho despertar un sentimiento independentista potente que antes no existía. Antes había sido un sentimiento de voluntad e identidad, pero no de separación. Ahora esto ha cambiado y hay un sentimiento independentista importante. No sabríamos como resultaría un referéndum pero es muy importante.

Dice que se ha torcido la relación entre España y Cataluña en los últimos años. Si se aprobó una Constitución en la transición en la que Cataluña se integraba en el contexto del Estado español. ¿Qué ha cambiado? ¿Qué se ha torcido?

Ha cambiado que la Constitución se hizo de una forma que en aquel momento resultó positiva para permitir la transición definitiva, pacifica, productiva en todos los sentidos… pero algunos puntos no estaban bien atados. Por ejemplo, los catalanes aceptamos porque en aquel momento sí había una voluntad de tener en cuenta a Cataluña. Pero eso ha cambiado y España empezó a interpretar la Constitución de forma hostil. Sobre todo a raíz de la sentencia del Tribunal Constitucional (2010) contra el estatuto de Cataluña. Fue muy demoledora y provocó que mucha gente se sintiera engañada. Esa línea lleva a la gradual residualización de Cataluña, a perder la lengua y las instituciones y por eso, aunque sea difícil, vamos a pedir la independencia. No era nuestra intención pero es así.

Bonner Akademie für Forschung und Lehre Praktischer Politik Rede Jordi Pujol

Jordi Pujol, ayer en la Academia para la Investigación y la Enseñanza de la Práctica Política, en Bonn.

¿Pero existe realmente ese sentimiento de que España se enfrenta realmente a la sociedad catalana?

La España que se dibuja es una España que, a nuestro entender, nos lleva a la residualización. A ser cada día un poco menos lingüísticamente, políticamente, institucionalmente… Había que reaccionar contra esto. Lo digo yo que he sido antiseparatista durante 60 años de mi vida.

Sin embargo, Cataluña es una región próspera y la cultura y el idioma está incluso más presente que antes.

Esta es la realidad que queremos que se respete y que también se permita su expansión. Pero tenemos que defendernos constantemente. Por ejemplo, la lengua, que para Cataluña es vital. Cataluña no es una nación étnica ni pretendemos serlo. Es una nación de gente de todos partes que hoy son catalanes. Pero es una realidad de lengua, de cultura, de memoria histórica y de proyecto. Queremos hacer un país de una determinada manera. En lo económico, en lo social, en lo cultural... Estamos mezclados con gente de todas partes que se han incorporado con un proyecto con voluntad de convivencia, con cohesión interna y capacidad de tener un proceso ambicioso, ilusionante.. Y eso no queremos perderlo.

Hace poco, Artur Mas emprendió el camino hacia la independencia… ¿Fue el paso correcto?

¡No, no! ¡Mas no! Fue mucha gente. Algunos pretenden hacer creer que esto es un evento de Mas. Como presidente está al frente de esto, pero él como yo no era independentista… se ha convertido como yo... y yo diría que fue un paso obligado.

Pero con este paso, Cataluña ha excedido las competencias que le otorga el Estado español.

El Estado español intenta ir sesgando las competencias. Irlas interpretando de una forma que las convierten en insulsas, insignificantes, inoperantes…

Aun así, la convocatoria del referéndum se enfrenta en definitiva al ordenamiento jurídico español…

Bueno… es posible. No lo sé. Evidentemente la interpretación que se ha hecho. Mire… la coalición del tripartito decide que hay que pedir un nuevo estatuto porque el que existía desde el 79 tal como se estaba aplicando bajando mucho el listón. CiU, partido comprometido con el nacionalismo catalán y con la democracia española, con voluntad de lealtad a España, se apuntó al estatuto. Este estatuto se aprobó en el Parlamento de Cataluña, luego se lleva a Madrid donde se recorta, pero al final se aprueba. Después se empieza a aplicar y posteriormente, el Tribunal Constitucional se comportó a mi juicio de una forma muy incorrecta poniendo en duda la solidez ética e institucional de un país, dictó una sentencia en contra demoledora y mucha gente pensó: “nos llevaban al matadero”, a la residualización.

Artus Mas, ¿el independentismo como paso obligado?

Artus Mas, ¿el independentismo como paso obligado?

Esto para mí fue una exigencia muy dura porque durante 60 años de mi vida he sido anti-independentista. Escritos míos decían que tenemos que defender nuestra identidad, cultura y demás en el marco de España y Europa. Tenemos que movernos en tres niveles. Cataluña, España y Europa. Y al final he tenido que decir, miren ustedes catalanes, tengo que reconocer que me he equivocado y eso no se hace con alegría.

Todo esto de una forma muy pacifica. En Cataluña las manifestaciones no rompen ni un cristal. Todo esto tiene que hacerse pacíficamente y escrupulosamente democráticamente. Además procurando mantenerse en Europa y España, que no es un país cualquiera para Cataluña; hemos estado juntos y tenido relación durante siglos. Por lo tanto,esto tenemos que hacerlo bien.

Con la independencia se han despertado valores emocionales, pero aun así… ¿no sería posible otro modelo de convivencia junto con España?

Hombre, lo hemos intentado siempre. Pero hoy por hoy no se ve. Por ejemplo, el catalán es una lengua muy importante para Cataluña y la identidad está vinculada el catalán. El castellano es muy positivo y bueno conocerlo. A condición de que no nos ahogue.

¿Pero el camino tiene que pasar necesariamente por el referéndum?

Es el único camino. Lo que no pasa por la violencia, pasa por la expresión democrática, pacífica, bien organizada. Un referéndum que tiene que ser resultado de un acuerdo. Vamos a hacer un referéndum y respetar el resultado.

En el referéndum también se plantearían dudas. Teniendo en cuenta la historia migratoria de Cataluña… ¿Quién votaría? ¿Quién no votaría?

Cataluña siempre fue un país de inmigración. No se trata del Ius Sanguinis (derecho de la sangre) o el derecho de la tierra. Hemos sido un país metido en un cruce de caminos con mucha inmigración y lo que ha contado es el proyecto de país que han hecho suyo los ciudadanos independientemente del origen. Me hace feliz que las listas de los nacionalistas catalanes estén llenas de apellidos castellanos. Forma parte de Cataluña el haber incorporado esa inmigración en el país.

Grupos ciudadanos hacen cadena de apoyo a la independencia de Cataluña.

Grupos ciudadanos hacen cadena de apoyo a la independencia de Cataluña.

Si se sigue adelante con el referéndum... ¿cómo vería la situación de Cataluña en Europa?

Eso sería un problema porque esto no se ha producido nunca. Cuando se ha incorporado un país a la UE, ya era independiente o venía de un Estado que se había deshecho antes de entrar (República Checa y Eslovaquia). Sería un tema nuevo y eso siempre crea inquietud e incertidumbre. Pero lo fundamental para Cataluña no es tanto pensar en la integración en la UE (aunque a la larga habrá que decidirlo). Es poder ejercer el derecho a decidir y luego a ver qué pasa. El desafío y la manifestación de que hay un desarreglo fueron muy grandes. Si hay mayoría, Europa podría decir “no me he enterado”. Pero tendría que encontrar una solución como en otros casos problemáticos. Yo soy patriota europeo y Cataluña tiene esta mentalidad. Si hay mayoría clara, no se puede hacer oídos sordos.

Para la empresa catalana supondría también un cambio el salir de Europa.

Por ahora están intentando asustarnos. La gente no piensa que económicamente Cataluña pueda salir pero las inversiones no bajan. Nos intentan meter miedo. Pero ya tenemos miedo. El miedo que intentan meternos no es eficaz porque es inferior al que ya nos ha producido el Tribunal Constitucional, la política del PP y el PSOE y la excitación que se ha producido. Eso nos da miedo. Los otros miedos son reales, claro que son riesgos. Pero el riesgo con el que nos enfrentamos, es que en dos generaciones se haya acabado.

Jordi Pujol es un dirigente histórico del nacionalismo catalán, durante 23 años presidente del gobierno de la Comunidad. Con su partido, Convergència i Unió, formó también parte del gobierno español durante dos legislaturas en coalición con PSOE y PP.

DW recomienda