1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Jordania sugiere posible intercambio por rehenes del Estado Islámico

El canje podría incluir al rehén japonés que aún se encuentra en poder de la organización terrorista. La meta de ésta es recuperar a una prisionera relacionada con la dirigencia del llamado Estado Islámico.

Jordania se mostró este miércoles dispuesta a liberar a una mujer yihadista a cambio de un piloto jordano retenido por el Estado Islámico (EI), informó un ministro del gobierno, sin mencionar al rehén japonés que permanece en manos del grupo extremista.

El EI dio el martes un nuevo ultimátum de 24 horas a Ammán para que liberara a Sayida al Rishawi, presa por terrorismo, amenazando con matar al piloto militar jordano Muath al Kasaesbeh, caído en manos de los yihadistas el pasado diciembre, cuando su avión se estrelló en territorio sirio en el marco de un ataque aéreo.

Se cree que la misma suerte amenazaría también al japonés Kenji Goto, rehén del EI, que aparece en un video publicado por el EI junto a un mensaje de audio en el que asegura que tenía sólo 24 horas de vida. La web Site, que analiza este tipo de mensajes, confirmó su autenticidad.

Cooperación japonesa

Tras el ultimátum, Japón se mostró dispuesto a cooperar con Jordania para solucionar la situación. "Seguiremos ofreciendo apoyo al gobierno jordano para una pronta liberación de Goto", dijo el ministro de Exteriores nipón, Fumio Kishida, citado por medios locales en Tokio.

La islamista Al Rishawi está encarcelada en Jordania tras fracasar en un intento de atentado suicida en 2005.

La mujer tiene un valor especial para el EI pues se cree que es hermana de uno de los fundadores del grupo yihadista, concretamente de un alto asesor de Musab al Zarqawi, líder de Al Qaeda en Irak, que después se convirtió en el actual Estado Islámico.

Nacida en 1965, formaba parte de la red terrorista que perpetró ataques en Ammán en noviembre de aquel año contra hoteles frecuentados por extranjeros, dejando unos 60 muertos.

Sin embargo sobrevivió al fallar su chaleco cargado de explosivos en su intento de atacar el hotel Radison SAS, según funcionarios jordanos. Su marido, Ali Hussein Ali al Shamari, sí se inmoló matando a 38 personas, la mayoría invitados a una boda. Los miembros de la célula tenían ciudadanía iraquí.

Al Rishawi fue condenada a muerte en 2006, pero está en marcha un proceso de apelación.

EL(dpa, efe)