Joachim Löw enfrenta a su mentor en EE.UU. | Deportes | DW | 01.06.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Joachim Löw enfrenta a su mentor en EE.UU.

Alemania juega este domingo contra Estados Unidos un partido en el que el entrenador Joachim Löw tendrá como rival, por primera vez en su carrera, a Jürgen Klinsmann, su mentor y antecesor en la selección germana.

Jürgen Klinsmann y Joachim Löw, juntos en el Mundial 2006 en Alemania.

Jürgen Klinsmann y Joachim Löw, juntos en el Mundial 2006 en Alemania.

Ha pasado ya casi una década desde aquel momento en el cual el novicio seleccionador alemán Jürgen Klinsmann presentó como su asistente a Joachim Löw, un entrenador con más experiencia que él mismo, pero aún así una apuesta arriesgada, pues tampoco gozaba de amplio reconocimiento público.

Ver el video 01:39

Klinsmann y Löw: el reencuentro

El dúo trabajó durante dos años, desde 2004 a 2006, con una clara distribución de funciones: Klinsmann, el jefe, era el encargado de la concepción del plan general que debería convertir al seleccionado alemán en protagonista principal del Mundial del cual sería anfitrión. Löw, por su parte, era el estratega del fútbol, el hombre encargado del rendimiento deportivo, de lo que el equipo presentaría en la cancha.

“Nuestro trabajo fue muy fructífero. Él era una persona muy positiva que tenía la gran virtud de saber delegar responsabilidades, de entregarles a los demás tanto tareas como confianza” recuerda hoy el seleccionador alemán sobre esos dos años de trabajo bajo las órdenes de Klinsmann.

Por caminos diferentes

Löw y Klinsmann obtuvieron el tercer lugar en el Mundial de Alemania 2006, al término del cual el segundo decidió renunciar a la conducción de la selección recomendando al primero como la persona más idónea para darle continuidad a un proceso de renovación de las estructuras del fútbol alemán que hoy están arrojando sus mejores frutos, como se pudo apreciar en la final de la Champions League entre el Dortmund y el Bayern Múnich.

“Klinsmann introdujo al fútbol alemán por nuevos caminos y todo lo que implementó ha demostrado ser efectivo y positivo, todos los cambios que propuso se han mantenido y sus resultados se pueden ver. Desde el sicólogo hasta el gerente del equipo, todo las novedades comprobaron ser buenas”, reconoce Löw.

Si bien bajo la conducción de Klinsmann Alemania no mejoró notablemente en materia deportiva, sí ganó mucho terreno en dos aspectos claves para el fútbol: la infraestructura organizacional de la selección, y el emotivo respaldo de la afición, que se dejó estimular por el equipo nacional y terminó contagiada por el optimismo del entrenador.

Jürgen Klinsmann recuperó las emociones de los aficionados, Joachim Löw le dio a la selección un mejor fútbol.

Jürgen Klinsmann recuperó las emociones de los aficionados, Joachim Löw le dio a la selección un mejor fútbol.

En los últimos siete años, Joachim Löw le ha sabido sacar mucho provecho a esos dos logros de su predecesor y mentor. Pero el actual entrenador alemán no sólo ha navegado sobre la ola revolucionaria y entusiasta de Klinsmann, sino que en materia futbolística ha ido mejorando al equipo nacional de torneo en torneo.

La cercanía al éxito

Pese a que el gran título internacional que se añora aún no llega, es evidente que con Löw es positivo el balance de Alemania en los recientes campeonatos en los que ha participado: segundo en la Eurocopa 2008 y tercero en el Mundial 2010 y la Eurocopa 2012. Adicionalmente, es evidente el progreso deportivo de la selección.

Hoy los alemanes no sólo son potencia internacional, segundos en el escalafón internacional de la FIFA, y aspirantes al título en el Mundial Brasil 2014, sino que el fútbol que practican representa la propuesta más moderna e innovadora del momento.

Löw está muy cerca del éxito que a su mentor le ha sido tan esquivo. Después del Mundial 2006 Klinsmann aceptó la oferta de dirigir al Bayern Múnich y la experiencia que inició bajo el rótulo de ser una gran revolución terminó con su despido antes de terminar la temporada. En Estados Unidos, donde reside desde hace muchos años, también se le ha criticado la forma de trabajar con la selección nacional y se le responsabiliza de que el equipo no tiene la identidad fubolística que se esperaba le otorgara.

Lo cierto es que el domingo 2 de junio, el partido de Estados Unidos contra Alemania enfrenta a dos seleccionadores que son más amigos que rivales, pues como cuenta Joachim Löw, “Klinsmann y yo hemos conservado el contacto estrecho del pasado y hablamos por teléfono con frecuencia”.

Autor: Daniel Martínez
Editor: Diego Zúñiga

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema