1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Jennifer Clement: Plegarias por las robadas

Con parcas palabras e historias sobre la vida y los sentimientos, Jennifer Clement presenta novela sobre un tema tabú : el tráfico de niñas mexicanas.

La pausa antes de la primera palabra es larga, como si estuviese recitando un poema. Inmersa en el texto, la autora Jennifer Clement no mira al público antes de comenzar a leer frases cortas en inglés con una voz profunda, clara y tranquila. Tras media página, comienza a aparecer un poema entre líneas, como una premonición: Esta historia no trata de una niñez feliz. “Te convertiremos en fea, decía mi madre. Olía a cerveza. En el espejo veía como me acercaba un trozo de carbón a la cara. La vida es dura, rumoreaba…”.

La niña perdida de Guerrero

Jennifer Clement nació en Greenwich, Connecticut (EE.UU.) y creció en Ciudad de México. Terminó sus estudios de literatura y antropología en la Universidad de Nueva York y en París estudió literatura francesa. Se dio a conocer como autora con “Widow Basquiat” (Viuda Basquiat), un trabajo basado en los recuerdos de la viuda del artista.

Secuestros en México, un drama que a veces queda sin denunciar.

Secuestros en México, un drama que a veces queda sin denunciar.

Ambientado en una zona rural del estado mexicano de Guerrero, su segunda novela se llama "Plegarias por las robadas". Allí crece Ladydi, una niña con un nombre curioso que vive en un pueblo sin hombres, rodeado de campos de maíz y amapolas. Pero el idilio no es tal. Por todas partes hay escorpiones y serpientes mortales. Todos los que están en edad de trabajar emigran a Estados Unidos. Un mundo brutal y pobre donde las niñas no valen mucho: “Mi madre me educaba como a un niño. Me decía que al ser niña me secuestrarían”. Actualmente, la autora recorre Europa presentando su libro en ciudades como Helsinki, Zúrich, Colonia o Hamburgo.

Al principio no tenía pensado escribir este libro, cuenta la autora a DW. Pero cuando escuchó estas terribles historias sobre miles de niñas secuestradas brutalmente en México y vio las duras estadísticas, tuvo claro sobre qué quería escribir. Muchos de estos crímenes se quedan sin denunciar por miedo a los carteles de la droga.

El libro es duro e impresiona en cada pasaje. “Es más fácil encontrar un auto robado en México que una niña secuestrada”, dice Jennifer Clement a DW, en referencia a las madres que buscan a sus hijas secuestradas. “Los barones de la droga tienen en sus manos a los políticos locales. La corrupción está en todas partes e incluso la policía está envuelta”.

La belleza de la fealdad

Con mucho valor y constancia, la autora necesitó más de 10 años de investigación para el libro. “Entrevisté a mujeres, amigas e hijas de traficantes de droga. Hablé con mexicanas afectadas por la violencia de la droga”. Incluso a mujeres en prisión, informaba durante la lectura en Colonia. Pero no se trata de una investigación periodística, continúa. Trató el tema como escritora, buscando como un poeta la belleza en la fealdad. “Por suerte, para la novela pude inventarme las figuras y controlar la trama”, aclara.

En todo este escenario de miseria, la autora no olvidó el humor de los mexicanos. Como en una historia de amor, la novela se torna más ligera. Cuenta sobre el amor de la gente por su país. “Los mexicanos aman a México. El problema que tiene EE.UU. con los inmigrantes mexicanos es que no se quieren quedar. Quieren ganar dinero y volver. No ven a Estados Unidos como su país”. Al final, una novela que, incluso en México, tuvo una respuesta sorprendente . Uno de los periódicos más influyentes la presentó en la sección de criminalidad por droga, todo un orgullo para la autora, sorprendida de que no quedase relegada únicamente en la sección de cultura.

DW recomienda