1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Janosch, el creador de Tigre-Pato, cumple 85

Tigre, Oso y Tigre-Pato son los personajes que hicieron conocido al escritor e ilustrador Janosch. Deutsche Welle repasa su vida con motivo de su 85 cumpleaños.

Cuando Tigre yace en el hospital, añora las truchas con salsa de almendras que Osito le prepara en casa. Y cuando Tigre y Osito parten hacia Panamá para conocer el aroma de los plátanos, acaban finalmente en su cómoda casita. ¿Qué nos enseña esto? Quizá que, como en casa, no se está en ningún otro sitio.

La casa del escritor de libros infantiles e ilustrador Horst Eckert “Janosch” se encuentra en la isla canaria de Tenerife. Allí vive desde hace más de 30 años junto a su esposa, Inés. Su cuento Oh, qué hermoso es Panamá le procuró fama y el dinero suficiente para asentarse en la isla española, donde practica su actividad favorita: tumbarse sobre una hamaca y no hacer nada. Pero, a sus 85 años, Janosch no está del todo inactivo. Escribe una columna para la revista de la publicación semanal alemana Die Zeit y tiene en perspectiva un nuevo libro para los más pequeños. Celebrará su 85 cumpleaños en su casa comiendo pescado, bebiendo vino y cantando.

Infancia difícil

Janosch nació en 1931 en Hindenburg de la Alta Silesia, entonces una población alemana, hoy es la polaca Zabrze. Su infancia fue difícil: un padre alcohólico que lo maltrataba, la abuela que lo cuidaba también lo golpeaba y tuvo una estricta educación católica con la amenaza permanente del castigo divino en el infierno. Quizá por eso, Janosch nunca tuvo hijos y su relación con la Iglesia es ambivalente, tal y como el propio autor asegura a su biógrafa, Angela Bajorek.

Su familia emigró tras la Segunda Guerra Mundial a Alemania occidental. Después, en 1953, Janosch probó suerte en la Academia de Bellas Artes de Múnich, que lo puso en la calle tras un semestre por “falta de talento”. Fue más tarde cuando descubrió su segundo talento: escribir. En 1960 publica su primer libro infantil, La historia de Valek el caballo, pero después vinieron otros libros dirigidos a adultos.

Hacia el renombre internacional

El punto de inflexión en su carrera tuvo lugar en 1978, cuando plasmó en un cuento la conmovedora historia de dos amigos que parten hacia Panamá para encontrar su paraíso. Pero, finalmente, el objetivo soñado es el propio camino que recorren los protagonistas, quienes finalmente giran sobre sus pasos para volver al punto de partida. En 1979, Janosch recibió el Premio Alemán de Literatura Juvenil por Oh, qué hermoso es Panamá. En total ha escrito e ilustrado más de 300 libros, que han sido traducidos a 40 idiomas.

Deutschland Kinderfilm Oh, wie schön ist Panama

Fotograma de la película "Oh, que hermoso es Panamá".

Generaciones enteras de niños de medio mundo conocen sus personajes, que aparecen una y otra vez en diversas historias, ilustradas amorosamente con acuarelas. Está el león Hans, que nunca lograr descubrir al cascanueces Lari Fari Mogelzahn en una mentira. También está Tigre, que adora ir a buscar setas, y su amigo, Oso, que haría todo por él, aunque este lo abandone temporalmente por un cochinito, como en el cuento “Buenos días, cerdito”.

Una vida austera

El cálido y sencillo sentido del humor de Janosch encandila a niños y adultos. Sus personajes hacen muchas tonterías, pero, incluso aunque mientan o actúen en su propio provecho, la amistad se acaba imponiendo entre ellos. “Siempre busco aquello que no existía en mi familia”, explica el escritor a su biógrafa.

Aunque Janosch llegó a renegar de su personaje más famoso diciendo: “¡El Tigre-Pato es una porquería!”, lo cierto es que hay toda una mercadotecnia alrededor del ficticio animal que genera mucho dinero: platos, tazas y vasos con su imagen, historias filmadas o vendidas a la televisión y más de 12 millones de libros vendidos. Pero Janosch transfirió los derechos de autor a una sociedad, Janosch AG, cuyas acciones vendió hace tiempo. El escritor no es rico y en Tenerife vive más bien de forma austera. Pero, como dice el autor en uno de sus libros, “quien no necesita casi nada, lo tiene todo”.

DW recomienda