1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Jürgen Schiffers: “Colombia ya es mi primera patria”

La tendencia alemana a emigrar se acentúa. Y América Latina vuelve a ser un destino favorito de los alemanes. Al parecer, una región muy afín al espíritu emprendedor alemán.

default

Melgar: un paraje tropical en los andes colombianos, al occidente de Bogotá.

Desde la reunificación no habían abandonado Alemania tantas personas como en 2006, un 11% más que el año anterior. Ciento cincuenta y cinco mil alemanes dejaron tras sí su país en 2006 para comenzar una nueva vida en otra parte del mundo.

Al mismo tiempo, el número de inmigrantes hacia Alemania fue el más bajo desde 1991. En suma y según datos de la Agencia Federal de Estadísticas, en 2006 se fueron 639.000 personas de Alemania mientras unas 662.000 ingresaron al país para radicarse aquí. Si bien es cierto que se registró un saldo positivo de 23.000 personas, la verdad es que la inmigración bajó en más del 70% con relación a los años anteriores.

El alemán Jürgen Schiffers optó por Colombia como lugar en donde podría realizar algunos de sus sueños, personales y profesionales.

¿Qué lo llevó a Colombia?

Bogotá Blick auf die Berge Foto: José Ospina-Valencia

Atardecer en Bogotá. Vista a los cerros desde el centro de la ciudad.

Varias circunstancias no tan comunes durante mis viajes a Suramérica a mitad de los años 80. Yo estaba haciendo un tour por Brasil, Perú, Bolivia, Ecuador y Colombia. Mi plan original era regresar al Brasil, de hecho había dejado allí parte de mi equipaje. En Colombia recorrí buena parte del país: la costa, Medellín, las regiones indígenas como San Agustín y otras partes muy lindas que tiene Colombia.

Cuando llegué a la selva amazónica para tomar el Río Amazonas, allá en el pueblo fronterizo entre Colombia y Brasil que se llama Leticia perdí una maleta. En realidad, esas circunstancias me hicieron quedar en Colombia. Como ya no tenía pasaporte, regresé a Bogotá. Fui a la embajada alemana en donde me expidieron uno en tres días.

Al poco tiempo me di cuenta que Colombia era un país muy hermoso. Con gente muy linda, con características que yo no había experimentado en Alemania.

¿Cuáles características, por ejemplo?

Strassen von Bogotá Kolumbien Foto: José Ospina-Valencia

Una calle bogotana.

Los colombianos son muy espontáneos y poco complicados. Y lo que he notado más es que mucha gente vive en la pobreza, pero son felices. A pesar de los pocos medios con que cuentan son muy alegres. A veces hay un cumpleaños en un barrio humilde y la gente celebra con música en las calles. Estas son cosas que me llamaron mucho la atención, cosas que no había visto en Europa.

Para mí fue realmente todo muy fácil en Colombia. Encontré trabajo enseñando inglés en un instituto. Mi jefe, que me quería mucho, me apoyó y me ayudó a conseguir los permisos necesarios para adquirir un contrato laboral.

En Colombia, los europeos y los alemanes, en especial, son muy bien acogidos. Los alemanes en Colombia se distinguen por ser muy diligentes y trabajadores. Toda la gente me aceptó muy bien en todas las partes a donde iba. Los colombianos me recibieron con los brazos abiertos.

Aquí la gente te mira, te sonríe, te habla. Aquí me han hecho sentir alguien especial.

Vd. sabía que Colombia vive un conflicto violento de varias décadas. ¿Qué peso tuvo esa realidad en el momento de tomar la decisión de emigrar a Colombia?

Bogotá Grüne Anden-Hauptstadt auf 1616 Meter Höhe Foto: José Ospina-Valencia

Bogotá: la capital verde a 1.616 metros de altura.

En 1994, cuando llegué a Colombia, no estaba consciente del problema del conflicto armado, la guerrilla, el narcotráfico. Esto fue una temática que conocí después de mis recorridos por zonas rurales, como también por supuestas zonas rojas. Al cabo del tiempo, y en diálogos con la gente, me di cuenta del conflicto real que estaba viviendo Colombia. El conflicto empero, no me ha afectado porque tampoco me he expuesto a un peligro mayor.

En décadas anteriores los alemanes emigraban a España, Italia, Grecia y en los últimos años a Turquía. La emigración de los alemanes a América Latina es de décadas muy, pero muy pasadas. El que haya alemanes que hoy día emigren a América Latina, y sobre todo a Colombia, sí que es singular. No sólo Vd. ha emigrado a Colombia. ¿Quién más de su familia?

Yo llegué a Colombia primero. A los dos años vino mi hermano a visitarme y aquí conoció a su futura esposa. A como a mi hermano también le gustó Colombia decidió entonces quedarse a vivir aquí. El hecho de que los dos hijos estuvieran viviendo en otro continente puso a mi madre muy triste. A esto se suma que ni a mi madre ni a mi padrastro les estaba yendo económicamente muy bien en Alemania, por lo que decidieron empezar una nueva vida aquí en Colombia.

Esa nueva vida les ha gustado. Mi mamá se ha desenvuelto como profesora de alemán y nunca le ha faltado trabajo. En cuanto a mi padrastro le ha ido muy bien con un restaurante típico alemán en Bogotá.

Der Himmel über Bogotá Kolumbien Foto: José Ospina-Valencia

El cielo sobre Bogotá.

Por lo demás, hace unos tres o cuatro años nos trajimos al abuelo de Alemania para que viviera con nosotros, después de que la abuela falleciera allá. Prácticamente toda mi familia ha emigrado de Alemania a Colombia.

Una familia que se ha estado agrandando. Ya tenemos un pequeño sobrino que acaba de ingresar al colegio.

¿Cuáles son las perspectivas de alguien en los 40 en Colombia?

Yo veo mi futuro aquí muy bien. Veo que Colombia ha estado progresando, el conflicto armado se ha estado controlando. Colombia es un país más pacífico que hace unos años. Ya se puede viajar mucho más que antes. Políticamente el país va muy bien y eso es algo que me depara mucha satisfacción.

Laboralmente me veo en Colombia muy estable. Estoy trabajando en una de las mejores universidades del país.

¿Qué es lo que extraña más de Alemania?

Digamos que la comida. Hace poco que visité Alemania veía esas cosas muy ricas de la panadería y la pastelería alemanas. Aunque aquí en Colombia también hay una gran variedad de panes alemanes. Pero tal vez lo que más falta me hace son las salchichas,

Bogotá Kolumbien Geschäftiges Leben Foto: José Ospina-Valencia

El transcurrir cotidiano en la capital colombiana.

los embutidos y los quesos. Una oferta que en Colombia es más bien limitada.

¿Cree Vd. que Colombia se convierta para Vd. algún día en una segunda patria o en algo parecido?

Yo diría que Colombia ya es mi primera patria. Yo vivo aquí desde el 94 y, entre tanto, me amaño más aquí en Colombia que en Alemania. Alemania ha experimentado muchos cambios. Ya no es la Alemania que yo dejé en una época.

¿Qué le aconsejaría Vd. a jóvenes alemanes que están buscando un futuro fuera de Alemania?

Definitivamente les aconsejaría que salgan a viajar. Que viajen por América Latina. Que vengan a Colombia. Que se enteren que Colombia ya es un país bastante más seguro, sobre todo las ciudades. Que conozcan otras culturas. Que vean que hay gente que aunque tiene pocos medios puede ser feliz.

DW recomienda