1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Júnior Díaz: “Jugar en Darmstadt es como jugar en Latinoamérica”

La estrella costarricense del fútbol alemán, Júnior Díaz, le contó en exclusiva a Deutsche Welle como vivió la temporada con el Darmstadt, el equipo más modesto y económico de la Bundesliga.

Al empezar la temporada del fútbol alemán el principal candidato al descenso era el Darmstadt, un club que había regresado a la Bundesliga después de 33 años de ausencia. ¿Las razones? La falta de experiencia, la reducida plantilla, la modesta infraestructura, y la pobreza.

El Darmstadt llegó con un presupuesto de apenas 25 millones de euros a la Bundesliga, cuyo campeón, el Bayern Múnich, cuenta para sus gastos de temporada con 23 veces esa suma (573 millones de euros). Aún así, el equipo, que por cierto es el que menos jugadores extranjeros tiene contratados en Alemania, salvó anticipadamente su cupo y desde ya se prepara para el próximo campeonato.

Sobre esto, que en Alemania es considerado como una hazaña, Deutsche Welle conversó con Júnior Díaz, el único futbolista latinoamericano del equipo y también el único costarricense en la Bundesliga.

Júnior, ¿cómo se siente al saber que pese a los pronósticos Darmstadt también estará la próxima temporada en la primera división alemana?

Yo estoy muy contento por lograr permanecer en la Bundesliga. Conseguir eso era un reto, desde el principio sabíamos que no iba ser fácil. De hecho, la gente apostaba por nuestro descenso, pero por fortuna pudimos demostrar que con buen trabajo es posible seguir compitiendo con los grandes pese a ser tan pequeños. La verdad es que nos esforzamos todos por hacer historia.

¿Sentía Darmstadt en cada partido el temor de perder el cupo en la Bundesliga?

No, por el contrario, ese riesgo nos daba alas, nos motivaba a dar lo mejor. La gente lo vio a lo largo de la temporada: Darmstadt jugó cada fecha como si fuera una final, cada partido fue de vida o muerte. Fuerza, garra, coraje, entrega, ganas, esas fueron las características de nuestra temporada.

¿Cuál fue el momento más emotivo de la temporada?

El fin de semana de la fecha 33, cuando aún faltando un partido para el final de la Bundesliga nos quedó claro que ya no teníamos nada que ver con el drama del descenso en Alemania. ¡Nos salvamos! Con ese grito de todos en el club, desde los directivos hasta los jugadores y el cuerpo técnico, celebramos la alegría de una meta cumplida.

Júnior Díaz disputa el balón con Thomas Müller, cuyo valor de mercado es cinco veces el presupuesto del Darmstadt.

Júnior Díaz disputa el balón con Thomas Müller, cuyo valor de mercado es cinco veces el presupuesto del Darmstadt.

Usted llegó del Mundial de Brasil 2014 con Costa Rica al Darmstadt. ¿Una apuesta arriesgada?

A mí me gustó el reto. Además, la mentalidad del Darmstadt de estar dispuesto a darlo todo para defender su cupo en la primera división me entusiasmó. La experiencia me pareció desde el principio muy bonita, y ahora, después de haberla vivido, me alegro de haber tomado esa decisión.

En todo el mundo se habla de la modestia del Darmstadt, y de su viejo estadio con vestuarios faltos de comodidad. ¿Cómo se vive bajo esas circunstancias en una Bundesliga acostumbrada a la opulencia?

La verdad es que jugar en Darmstadt es un poco como jugar en Latinoamérica. Este equipo jugaba en la cuarta división, su crecimiento futbolístico fue muy rápido, más rápido que el de su infraestructura. Aún se necesita tiempo para mejorar las condiciones, contamos con lo básico y día a día, año a año, se va dotando de modernidad al club. Pero lo más importante, el recurso humano, es excelente. Esa es la riqueza que de verdad cuenta.

¿Se podría hablar del Darmstadt como el club latinoamericano de la Bundesliga?

Quizás por algunos factores infraestructurales. Aquí no hay mucho espacio ni abundan las comodidades, es como en Latinoamérica. Incluso la parte emocional es parecida, los aficionados son fanáticos de verdad, le entregan el corazón al equipo y nos animan mucho en los partidos. Su calidez humana es muy parecida a la nuestra.

¿Qué le deja al fútbol de Costa Rica la campaña suya con el Darmstadt?

A mí muchas cosas positivas que llevo a mi selección, pero igual de importante es lo que le deja al Darmstadt mi presencia aquí. Ahora el equipo es popular en Costa Rica y Latinoamérica, hay mucha gente allá siguiendo al club a través mío. Además, yo le doy también un aire latino al equipo y eso cae siempre bien.

DW recomienda