1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Así es Alemania

Jóvenes católicos alemanes se apuntan a Jornada Mundial, Madrid 2011

Más de 16.000 jóvenes alemanes se han registrado para participar en la XXVI Jornada Mundial de la Juventud católica en Madrid, el próximo agosto. “Una fiesta de la fe”, dicen líderes religiosos.

Pope Benedict XVI smiles after he kissed a child from his pope-mobile on his arrival for the Final Mass at Randwick Racecourse during World Youth Day in Sydney, Australia, Sunday, July 20 2008.(AP Photo/Rob Griffith)

El Papa Benedicto XVI asistirá a Madrid 2011, como lo hizo en Sydney 2008.

Alrededor de 16.500 jóvenes católicos germanos, la mayoría entre 16 y 25 años de edad, pretenden peregrinar hacia la capital española el próximo agosto, para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), Madrid 2011.
La mayor parte de los germanos ya registrados proviene de la arquidiócesis de Colonia y la diócesis de Münster, informó en conferencia de prensa el obispo de Osnabrück, Franz-Josef Bode, miembro de la Comisión de Juventud de la Conferencia Episcopal Alemana. La organización, recientemente afectada por varios escándalos de abusos sexuales de sacerdotes destapados en Alemania, tiene en esta ocasión un motivo más feliz para dirigirse a la opinión pública.
Búsqueda de sentido religioso
Knapp einen Monat vor Beginn des XX. Weltjugendtages pilgern Glaeubige zusammen mit dem Koelner Kardinal Joachim Meisner, rechts, mit dem Weltjugendtagskreuz amMittwoch 27. Juli 2005, im thueringischen Wolfsburg-Unkeroda. Das 31 Kilogramm schwere und knapp vier Meter lange Weltjugendtagskreuz reist zur spirituellen Vorbereitung auf den Koelner Weltjugendtag bereits seit Palmsonntag 2003 durch Europa. Der verstorbene Papst Johannes Paul II. hatte es 1984 der Jugend der Welt geschenkt. Der Weltjugendtag findet vom 11. bis 21 August in Koeln statt. (AP Photo/Jens Meyer)

La peregrinación de una gran cruz, como esta de Colonia 2005, es parte de los rituales preparatorios de este tipo de jornadas.

“Adolescentes y jóvenes buscan orientación religiosa y en esa búsqueda de sentido quieren vivir su fe más allá de su propio campanario”, dijo en Colonia el presidente de la delegación alemana, Markus Etscheid-Stams. En el encuentro se espera la asistencia del Papa, el alemán Benedicto XVI, que cursa la invitación a los jóvenes fieles de la Iglesia Católica y se reunirá con ellos en instalaciones del aeropuerto militar de Cuatro Vientos.

A “redescubrir la alegría de creer, conocer a muchos nuevos jóvenes, encontrarse con el Papa, a explorar España y a vivir unas súper vacaciones de verano con sol, playa y más” invita una de las páginas que convoca al evento a los jóvenes católicos alemanes. 22 obispos de 19 diócesis alemanas acompañarán a los participantes en su peregrinación y "viaje de vacaciones" a Madrid.
Esta será la edición XXVI de estas Jornadas Mundiales de la Juventud, iniciadas en 1984 por el anterior Papa Juan Pablo II y celebradas desde entonces, cada dos o tres años, por la Iglesia Católica. En total, se han registrado para asistir a Madrid, entre el 16 y 21 de agosto, unos 440.000 jóvenes de todo el mundo.
Papst Johannes Paul II. segnet die Gläubigen, die sich am 24.8.1997 zum Gottesdienst auf der Pferde-Rennbahn von Longchamps bei Paris versammelt haben. Hinter ihm steht der Bischof von Paris, Kardinal Jean-Marie Lustiger. Vor rund einer Million Menschen beendete der Papst damit den 12. Weltjugendtag der Katholiken. Französische Kirchenkreise wertete die Messe als eine der größten in der Geschichte Frankreichs. Der erschöpft wirkende Papst, der am Abend unmittelbar vor dem Abflug aus Frankreich nur mit Mühe eine Dankes-Botschaft verlesen konnte, lud die Jugend der Welt zum nächsten Treffen im Jahre 2000 nach Rom ein. Der Abschluß-Gottesdienst sowie die aufwendig gestaltete Gebetsnacht am Vorabend galten als Höhepunkte des einwöchigen Treffens, an dem mehrere hunderttausend Jugendliche aus 160 Nationen teilnahmen.

Juan Pablo II, París, 1997.

“Fiesta de la fe”

La JMJ es para los jóvenes “una gran, pacífica, alegre, internacional y emocional fiesta de la fe”, aseguró en la conferencia de prensa el sacerdote Simon Rapp, líder de la Unión de Juventudes Católicas Alemanas.
El último de estos encuentros, con misas, catequesis, talleres y programa cultural, tuvo lugar en 2008 en Sydney, Australia, con similar cifra de participantes de todo el mundo, pero menos de la mitad de alemanes de los que se espera en Madrid. Antes, en 2005, poco más de un millón de personas asistió al evento celebrado en la ciudad alemana de Colonia, mientras los católicos alemanes celebraban aún el nombramiento de Benedicto XVI.
RML/dpa, dapd
Editora: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda