1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Terrorismo

“Italia tiene un valor especial para los yihadistas”

DW habló con el italiano Marco Lombardi (sociólogo, catedrático de la Università Cattolica del Sacro Cuore de Milán y autor de “El terrorismo del nuevo milenio”) sobre la escena salafista que ha prosperado en su país.

Anis Amri, el presunto autor del atentado que mató a doce personas e hirió a decenas más en Berlín el pasado lunes (19.12.2016), murió a manos de la policía italiana en Milán. ¿Qué hacía allí? ¿Buscaba refugio o era Italia sólo un trampolín para huir hacia otro lugar? En entrevista con Deutsche Welle, Marco Lombardi describe la escena salafista que ha prosperado en ese país sureuropeo. Lombardi es sociólogo, catedrático de la Università Cattolica del Sacro Cuore de Milán y autor de "El terrorismo del nuevo milenio".

Deutsche Welle: ¿Adónde cree usted que se dirigía Anis Amri cuando se topó con los gendarmes de Milán?

Islam-Politologe Marco Lombardi

El sociólogo italiano Marco Lombardi es autor de "El terrorismo del nuevo milenio".

Marco Lombardi: Es difícil saber a ciencia cierta cuál era el destino de Amri, quien fue baleado en Sesto San Giovanni, provincia de Milán; pero es un hecho que alrededor de Milán, la ciudad, hay pequeñas poblaciones que se han convertido en núcleos islamistas debido a la proliferación de mezquitas pequeñas e irregulares dirigidas por salafistas radicales. La mayoría de los islamistas detenidos en Italia proviene de las provincias lombardas de Varese, Bérgamo y Brescia.

¿Es posible que Amri estuviera sólo de paso?

Sí, claro. De hecho, se sopesa la posibilidad de que él estuviera en camino hacia el sur de Italia, donde pasó cuatro años recluido en una cárcel. Es de suponer que él tiene algunos contactos allá. Sin embargo, también es probable que quisiera huir hacia los Balcanes. Esa teoría es plausible porque muchos de los salafistas que se han asentado alrededor de Milán han cultivado vínculos con otros en los Balcanes.

¿Cómo describiría usted a la escena salafista de Italia?

El número de islamistas radicalizados en Italia dista de ser tan grande como el registrado en los países noreuropeos. En Italia se habla de 112 'combatientes extranjeros', es decir, personas que participan en los enfrentamientos armados del Cercano Oriente. De esos 112, sólo entre seis y ocho han regresado a Italia. No obstante, hay una cifra alta de personas que, aunque no son miembros del Estado Islámico, representan un peligro para Italia y Europa. La mayoría de ellas inmigró ilegalmente al país; otros pocos se han nacionalizado. El riesgo radica en que hay islamistas radicales que se aprovechan de las dificultades que enfrentan los inmigrantes para alcanzar sus objetivos.

¿Qué rol juega Italia en la estrategia de los yihadistas?

Hay personas que se ha radicalizado en Italia. Anis Amri fue una de ellas. Los yihadistas suelen viajar desde Italia hacia el norte de Europa para luego regresar. Hasta cierto punto, Italia es para ellos como una base logística. Quizás sea por eso que el país no ha sido blanco de ataques frecuentes como otros. Por otro lado, Italia tiene un valor especial para los yihadistas. Una imagen que se ha vuelto famosa muestra la bandera yihadista ondeando en la Plaza de San Pedro; esa foto retocada apareció en la portada de la revista online yihadista Inspire. Cabe deducir que Italia es para ellos el objetivo final, el punto culminante de su lucha contra los "infieles".

¿Qué relación guarda el yihadismo como resultado de un proceso de radicalización con otras manifestaciones de extremismo?

Esa pregunta ocupa a quienes se especializan en la lucha contra el terrorismo. Hasta ahora, nada apunta a que la radicalización sea propiciada ante todo por motivos religiosos o ideológicos. Entre los yihadistas abundan personas coléricas y con problemas psicológicos; psicópatas de todo tipo. Hay muchas clases de radicalización. Y nosotros las consideramos cuando hacemos labores de prevención. Por otra parte, nosotros analizamos los actos terroristas independientemente de sus posibles motivos. Y es que la meta del terrorismo es sembrar el miedo, independientemente de las razones que motivan a un terrorista individualmente.

DW recomienda